lunes, 22 de octubre de 2012

PERVERSIÓN EN EL CONVENTO

LEYENDA DE SAN PLÁCIDO

María Luisa Arnaiz

 Perfil femenino, Montserrat Gudiol

   El convento de san Plácido se vio envuelto en un escándalo en 1628 gracias al confesor de las enclaustradas, a las que convenció de que el sexo agradaba a Dios, y luego gracias a la descripción de una calumniosa escena contra el Conde Duque, mezcla de religión y lujuria: “llevó el Conde Don Gaspar de Guzmán a su mujer a San Plácido, y en un oratorio tuvo acceso con ella, viéndolo las monjas que estaban en él”. Después el convento volvió a los mentideros por un rumor, que recogió Mesonero Romanos en el siglo XIX: un día el notario Villanueva alabó ante Felipe IV la belleza de sor Margarita de la Cruz y el sensual rey quiso poseerla pero, enterada la priora, mandó a la monja que se hiciera la muerta y la rodeó con cirios para protegerla de la lujuria real, así que el rey entró y salió de estampida de la clausura. Obviamente la anécdota bebe en las tradiciones macabras y donjuanescas españolas y ha permanecido en la memoria colectiva, pero el testimonio de Quevedo en 1629 fue: “El conde, sigue ‘condeando’ y el rey durmiendo, que es su condición. Hay, parece, nuevas odaliscas en el serrallo y esto entretiene mucho a Su Majestad y alarga la condición de Olivares para pelar la bolsa, en tanto que su amo pela la pava.

Nota: “El rey pasmado” de Imanol Uribe tiene episodios basados en esta leyenda:  http://youtu.be/PgQwBdfNPqM

6 comentarios:

  1. Y en mi ciudad hay noticias de encuentros entre novicias y clérigos, el drama fue el hallazgo de huesos de neonatos en los subterráneos, pero ni Quevedo, ni Góngora les dedicaron un simple soneto. La historia siempre hace distinciones.
    Las hojas de hiedra, equilibran las líneas, y la entrada muy entretenida.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece que "distinguen" los que cuentan la Historia y seguro que conoces buenos ejemplos con que ilustrarnos.
      Besos.

      Eliminar
  2. Gran película, muy nominada y premiada. Historias muy macabras, como has adjetivado. Y como habrá batallado para convencer a esas pobres enclaustradas de los gustos de Dios. Labor titánica que tuvo que hacer.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No creas que se necesitaba mucho esfuerzo en una España plagada de supersticiones. Todavía creen mis alumnos cada cosa...

    ResponderEliminar
  4. Se han cometido tántos atropellos en nombre de dios. Íncubos y súcubos son una creación del medievo, sugerentes demonios lujuriosos. Gracias por compartir esta historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Los abusos no tienen fin pero la Iglesia católica sigue siendo benevolente con sus transgresores y ningunea a las víctimas. Tampoco desaparecen ciertas creencias.
    Besos.

    ResponderEliminar