miércoles, 23 de octubre de 2013

PRÍNCIPE ASESINO

DIANA Y ACTEÓN

María Luisa Arnaiz

El baño de Diana, Boucher

   Existe una versión que dice que Acteón mató a Parrasios con un taburete al encontrarlo pintando en una pared de la quinta de su abuelo, el rey Cadmo. El pintor, que había sobrepasado a Zeuxis en verismo al pintar una cortina que este había mandado descorrer creyéndola real, estaba reproduciendo a Diana cuando Acteón tuvo la reacción antedicha. Enterado el monarca de la muerte de su mejor artista y asustado por la impiedad de su nieto, lo anatematizó con el fin de evitar la ira de la diosa sobre el reino y en ese punto Acteón salió a cazar con sus perros y vio a Ártemis (Diana para los romanos) bañándose en una arroyo lejano. La Mitología griega cuenta que, por haberla contemplado desnuda, la diosa de la caza metamorfoseó a Acteón en ciervo y que fue su propia jauría la que lo devoró. Sin embargo, lo que no se dice y sí se difundió a través de la leyenda es que la escena que pintaba Parrasios no era otra que la de Acteón con cabeza de ciervo montando a Ártemis, de ahí el arrebato que convirtió al príncipe en asesino. ¿Anticipación?, ¿acaso vemos lo que nuestra mente desea?

El baño de Diana, detalle, Boucher

9 comentarios:

  1. Sin duda. Por eso los "chascos" son mayores.

    ResponderEliminar
  2. Estoy convencida y si nos fijamos bien y descubrimos el error pestañeamos y nos vamos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Eso seguro, lo que hay que intentar es que esa visión personalísima de nuestra mente trabaje para nosotros, nos sea beneficiosa. Ahí queda eso, como si fuera tan sencillo.

    ResponderEliminar
  4. Inquietante relato e inquietante pregunta la que dejas abierta al final del mismo, María Luisa, a la que yo respondería con otro interrogante: ¿o somos nosotros, conscientemente, los que guiamos a nuestra mente hacia aquello que deseamaos ver?
    Ya te echaba de menos. Me tenías acostumbrada a leer todas las noches tu entrada y ahora las espacias más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Esa clarividencia sería extraordinariamente útil hoy en día, María Luisa. ¿Te imaginas?
    MB esta bloguería.
    Me alegra ver que vuelves a escribir.

    ResponderEliminar
  6. Nuestra mente es inquieta y atrevida...
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pensar que solo vemos lo que nuestra mente desea me inquieta (si lo hacemos conscientemente) Y sigo haciéndome la pregunta.

    Saludos desde una Holanda otoñal.

    ResponderEliminar
  8. Hi Maria, just stopping by to say how delightful your blog is. Thanks so much for sharing. I have recently found your blog and am now following you, and will visit often. Please stop by my blog and perhaps you would like to follow me also. Have a wonderful day. Hugs, Chris
    http://chelencarter-retiredandlovingit.blogspot.ca/

    ResponderEliminar