jueves, 20 de junio de 2013

ENEMIGOS DE ESPAÑA

WALTER RALEIGH

María Luisa Arnaiz

Ángel Ramiro Sánchez

   Walter Raleigh llegó a las costas gallegas en 1589 como almirante de la flota enviada por Isabel I en respuesta al ataque de la Armada invencible contra Inglaterra. Fracasó allí donde el primer conde de Gondomar destacó. Diego Sarmiento, el conde, ocupó su cargo de embajador en Londres en 1613 cuando Jacobo I llevaba diez años en el trono, los mismos que por traición llevaba prisionero Raleigh. Tres años más tarde Walter obtuvo la libertad mediante el soborno y la promesa al rey de grandes ganancias en la Guayana, a donde se dirigiría dijo en busca de una mina de oro en suelo no español. Tras serios daños y matanzas en Canarias y Madeira, la flota de Raleigh destruyó la fortificación española de Santo Tomé de Guayana en 1618. El corsario perdió a su hijo pero fueron los problemas con los capitanes y la deserción de Thidney, que sin duda lo acusaría, los que motivaron su vuelta a Inglaterra en junio para defenderse. Sarmiento, conocedor de las capitulaciones que Raleigh había hecho con la Corona inglesa comprometiéndose a respetar los territorios españoles, exigió su entrega para ahorcarlo en Madrid y escribió a Ciriza el 28 de noviembre diciéndole que creía que Raleigh había sido colgado (fue decapitado el 29).  

13 comentarios:

  1. ¿Y qué ocurrió después? No nos dejes en vilo, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alegó tontamente que Isabel I le había dado las tierras que había explorado en el Orinoco.

      Eliminar
  2. Todo un personaje, Raleigh, introdujo el tabaco y la patata en el Nuevo Mundo ¿Qué haríamos sin ellos?
    Enhorabuena, María Luisa. Tienes un blog muy interesante y muy cuidado. Yo toco muchos temas y no siempre estoy a la altura pero espero que nos sigamos visitando.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que a sí sea pues me gusta aprender de todos.

      Eliminar
    2. Más bien introdujo esos productos en el viejo mundo...

      Eliminar
  3. Enhorabuena, Mª Luisa, muy interesante, como siempre en tí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Realmente intrigante es cualquier relato histórico. Este no tiene desperdicio, María Luisa, casi como lo de hoy, pero sin decapitar a nadie, por lo menos en vivo, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestros enemigos no decapitan, "descapitalizan" que no es lo mismo.

      Eliminar
  5. Gracias por tan interesante información... Aquí ando eh!

    ResponderEliminar
  6. interesantísima historia. Piratas para los españoles, héroes para los ingleses. Casi ocurre lo mismo con nuestros conquistadores: heróes o villanos ... según del lado en que nos pongamos.

    ResponderEliminar
  7. Así solemos juzgar. Y si conviene determinado punto de vista...

    ResponderEliminar