martes, 18 de junio de 2013

LAS TAPADAS

CUI PRODEST?

María Luisa Arnaiz

Bec Winnel

   Si una mujer dejaba ver solo el ojo izquierdo por taparse de pies a cabeza con su manto, era una “tapada de medio ojo”; si un hombre iba a “tomar un verde entre dos azules”, se marchaba con una moza de partido que había sustituido el obligatorio jubón de picos pardos (“irse de picos pardos”) por medias azules. Las tapadas fueron multadas a partir de 1586 con tres mil maravedíes al solicitar las Cortes a Felipe II que pusiera remedio a situaciones obscenas: “Ha venido a tal extremo el uso de andar tapadas las mujeres que dello han resultado grandes ofensas a Dios i notable daño de la república a causa de que en aquella forma no conoce el padre a la hija, ni el marido a la mujer ni el hermano a la hermana… (a)demás… los hombres, vestidos como mujeres y tapados… hacen…”. Vengarse impunemente. Los implicados en la supuesta falsa venta hecha por Cristina de Borbón son tapados y se tapa como “error de Hacienda” el desaguisado.  Si no es un casus belli, cui prodest?

18 comentarios:

  1. Muy interesante Maria Luisa. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Con lo interesante que resultaba tu relato, lo rematas un engaño más, otro, ya son vulgares los estafadores, y sus estafas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Eres genial! Siempre me gusta recrearme en la historia que precede a tu particular desenlace, mientras mi mente va elucubrando hacia dónde nos llevará hoy María Luisa.

    ResponderEliminar
  4. Tenemos tantos tapados y tapadas a nuestro alrededor... Tanto escándalo de los moralistas por las cuestiones sexo y por las otras no se les oye chistar... Besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin tener todas las claves, lo normal es desconfiar.

      Eliminar
  5. Maria Luisa, enormes felicitaciones por este blog tan exquisito!

    ResponderEliminar
  6. Como todos se deben favores y todos tienen algo que ocultar, luego todos se tapan.

    ResponderEliminar
  7. Intocables, María Lusia, ahora son los intocables. Vergonzoso y sublime, ahí está y ............., si, no pasa nada. Por cierto, Blesa ya cena fuera hoy, ¿En Lucio?

    ResponderEliminar
  8. Así vamos. El juez Silva Pacheco denunció injerencias y presiones y en horas veinticuatro ya está Blesa en su mesa de camilla.

    ResponderEliminar
  9. Y quedan impunes... todo es tapable para los que corresponden a cierto círculo....
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Aquí van de pillo a pillo y no pasa nada.

    ResponderEliminar