lunes, 19 de noviembre de 2012

FICCIÓN Y VIDA

LA MUERTE DE LAS AVES

María Luisa Arnaiz 

Basia Konczarek

   De la reciente hecatombe de las aves existen dos versiones: una, la del suicidio en masa; la otra, la súbita rarificación de la atmósfera.
La primera versión es insostenible. Que todas las aves -del cóndor al colibrí- levantaran el vuelo -con las consiguientes diferencias de altura- a la misma hora -las doce meridiano-, deja ver dos cosas; o bien obedecieron a una intimación, o bien tomaron el acuerdo de cernirse en los aires para precipitarse en tierra. La lógica más elemental nos advierte que no está en poder del hombre obrar tal intimación; en cuanto a las aves, dotarlas de razón es todo un desatino de la razón.
   La segunda versión tendrá que ser desechada. De haber estado rarificada la atmósfera, habrían muerto sólo las aves que volaban en ese momento.
   Todavía hay una tercera versión, pero tan falaz que no resiste el análisis; una epizootia, de origen desconocido, las habría hecho más pesadas que el aire. Toda versión es inefable y todo hecho es tangible. En el escoliasta hay un eterno aspirante a demiurgo. Su soberbia es castigada con la tautología. El único modo de escapar al hecho ineluctable de la muerte en masa de las aves, sería imaginar que hemos presenciado la hecatombe durante un sueño. Pero no nos sería dable interpretarlo, puesto que no sería un sueño verdadero.
   Sólo nos queda el hecho consumado. Con nuestros ojos las miramos muertas sobre la tierra. Más que el terror que nos procura la hecatombe, nos llena de pavor la imposibilidad de hallar una explicación a tan monstruoso hecho. Nuestros pies se enredan entre el abatido plumaje de tantos millones de aves. De pronto todas ellas, como en un crepitar de llamas, levantan el vuelo. La ficción del escritor, al borrar el hecho, les devuelve la vida. Y sólo con la muerte de la literatura volverían a caer abatidas en tierra.

Virgilio Piñera

22 comentarios:

  1. Creo haber leído del mismo autor un micro cuento (Natación, o algo así) y me gustan mas los cuentos cortos de Monterroso.
    El cuadro me ha impactado, me parece simplemente genial.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es uno de mis preferidos Monterroso.
      Besos.

      Eliminar
  2. Un texto sorprentedente, querida amiga, con un final que lo justifica y explica todo. No conozco al autor, pero tomo nota. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante el cuadro, y un relato que pone de manifiesto la importancia de la presencia del arte (literatura en este caso) para el ser humano, sin él nuestra alma acabaría tan vacía como los pájaros del cuento antes de ser resucitados.
    Un saludo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué maravilla Literatura y Pintura para mí!
      Besos.

      Eliminar
  4. Me has hecho trabajar de lo lindo: Desempolvar el diccionario, leer tres veces un texto y al final, si, al final, el final ha valido la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el español no es igual a un lado y otro del Atlántico.
      Besos.

      Eliminar
  5. Para que vivir en un mundo donde los humanos desean vivir solos, incluso, sin aquellos otros iguales que les molestan.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese principio de insolidaridad es despreciable.
      Besos.

      Eliminar
  6. Belíssimo blog,meus parabéns.meu abraço.SU.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Un despropósito que puede convertirse en realidad.
      Besos.

      Eliminar
  8. Hummmmm... ahora quieren que las aves se maten a si própias?
    Si el hombre no tiene más razón.... pongala en las aves...
    No más.
    Belo texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá nos sea dada la ficción para preservar la vida.
      Besos.

      Eliminar
  9. Esperemos que el dicho "la realidad supera a la ficción" no se de en éste caso .. seria tremendo ver morir la belleza que la naturaleza nos regala cada día...

    Un cálido abrazo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hoy ya he leído que, de no poner los medios, la temperatura del Planeta subirá unos seis grados en pocos años.
      Besos.

      Eliminar
  10. Cuando las aves mueran de esa forma, yo estaré desmoronada de pena.
    Qué extraordinario texto, gracias por compartirlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseo fervientemente que eso no ocurra, pero qué poco cuidamos la Naturaleza.
      Besos.

      Eliminar
  11. Maria!

    Que belo Post, inspiração em seu Blog.

    Saludos do Brasil.

    ResponderEliminar