viernes, 21 de junio de 2013

SOMOS PICADILLO

DE SEGOVIA A LA CORTE

María Luisa Arnaiz

Diego Dayer

   En el capítulo IV de “El buscón” Pablos cena con su tío y dos más en Segovia: “Parecieron en la mesa cinco pasteles de a cuatro. Y tomando un hisopo, después de haber quitado las hojaldres, dijeron un responso todos, con su requiem eternam, por el alma del difunto cuyas eran aquellas carnes… ellos comieron pero yo pasé con los suelos solos, y quedeme con la costumbre; y así, siempre que como pasteles, rezo un avemaría por el que Dios haya”. En poder de la herencia paterna que había ido a buscar, sale de la ciudad camino de la corte en el capítulo V y ve “un hidalgo de portante, con su capa puesta, espada ceñida, calzas atacadas y botas… el cuello abierto, el sombrero de lado”. Supone que es un caballero aunque en un giro corporal “se le cayeron las calzas” y le pidió el borrico por estar “cansado de caminar con las bragas en los puños”; él se apea y lo ayuda a montar: “espantóme lo que descubrí en el tocamiento, porque, por la parte de atrás que cubría la capa, traía las cuchilladas con entretelas de nalga pura”. Reproduzco estos fragmentos para mostrar las vergüenzas de los hideputa que nos están comiendo como picadillo y, rezando un responso, tragan y tragan.

20 comentarios:

  1. Pues sí, demás nos dejarán el puchero como el del Licenciado Cabra, es decir "¿nabos hay? No hay para mí perdiz que se le iguale. Coman, que me huelgo de vellos comer"
    Pues eso, dentro de nada, potaje de nabos para todos y dar gracias si los hay.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ya me han pedido más de una vez las hojas que quito a las hortalizas en la verdulería.

      Eliminar
  2. La ilustración está más que bien explicada.
    Qué belleza, Fulva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise ser muy cruel hasta con esos trajes a rayas…

      Eliminar
  3. Más que mostradas las hideputeses, con tu genial entrada.
    Beso!

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Ay, si nos creciera como a Prometeo en un suplicio sin fin!

      Eliminar
  5. Estos van bien cubiertos, buena ropa y bolsillos llenos, dices tu vergüenzas, no les importa, se mofan sin recato. Cuantas veces me habré leído "El buscón" y nunca imaginé que diera para esto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he podido olvidar los pasteles hechos con cadáveres. Lo del hidalgo es risa.

      Eliminar
  6. Un post perfecto M.Luísa !!!,,picadillo bien desmenuzado el que estan haciendo estos malvados !!!Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos cuentan astronómicamente, nosotros céntimo a céntimo.

      Eliminar
  7. ¡Así se atranganten tanto hideputa de la puta puta!

    ResponderEliminar
  8. Sí, tragan y tragan a costa del resto...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca tienen bastante los lacayos de los poderosos.

      Eliminar
  9. Nadie como el genial Quevedo y su Buscón para definir a esta banda de desalmados que nos gobierna.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque era un retrógrado, su lengua sigue afilada.

      Eliminar
  10. Bien, María Luisa, suena a pataleo pero tan necesario como cierto.

    ResponderEliminar
  11. Ojalá pateáramos todos los que estamos convencidos de que nos van a eliminar con un clic.

    ResponderEliminar