lunes, 11 de febrero de 2013

ELECCIÓN PAPAL

EL EMPERADOR

María Luisa Arnaiz


Tigran Tsitoghdzyan

   Cuando la Curia romana introdujo la economía monetaria en los Estados de la Iglesia, quien aspiraba a un favor tenía que obsequiar a los encargados de los trámites y de las decisiones, de forma que el comercio de las indulgencias (condonar total o parcialmente las penas en el más allá) se disparó. Así, el “sacrum negotium” fue uno de los medios para incrementar las rentas del Vaticano. Pues bien, la renuncia al solio pontificio del Papa alemán que vino a Valencia, Santiago, Barcelona y Madrid, lugares señalados por el favoritismo y la indulgencia judicial, me ha recordado la prevaricación electoral mayor de la historia pasada según Albert Housset: la elección de nuestro primer Austria como emperador de Alemania. Fue un monumental asunto de corrupción ya que todos los príncipes electores fueron comprados. Ser elegido por unanimidad le costó a Carlos I en junio de 1519 una suma increíble: 852.189 florines, esto es, 2.100 kilos de oro, abonada con las riquezas de América que iban directamente a pagar los empréstitos. Ahora han tocado a rebato. Hasta la fumata blanca, ¿qué componendas habrá?, ¿o es que no se corrompe el poder espiritual?

30 comentarios:

  1. Entiendo lo que nos recuerdas del I de aquí y del V de allí. Pero referente al Papa solo digo que Dios lo guarde muchos años, Un abrazo María Luisa

    ResponderEliminar
  2. Aguardemos fumata y filtraciones de maquiavélicas conspiraciones (perdón por el pareado).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que esperen los desesperados. Me preocupan otras cosas.

      Eliminar
  3. Imagínate cómo debe estar el patio, para que un papa renuncie... No quisiera estar yo en medio de tantos navajazos. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Los papas para la iglesia, no creo en ellos, ni del mas alto al mas bajo, pero interesante relato el que nos cuentas, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sacrum negotium, subliminal pero perfectamente descrito, Maria Luisa. Carlos I: Un avanzado a su era

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero servimos los intereses austriacos, no los españoles.

      Eliminar
  6. Cuantos años y cuantos siglos de avance y que poco evolucionamos. Por lo de la compra de votos, lo digo. No esta mal, que los grandes vejestorios de la curia, y otras instituciones, abandonen el cargo y den paso a otros con mas empuje. Sin que este hombre, públicamente hablando, me parezca alguien ejemplar, sirva esto, no obstante, para que otros aprendan!

    ResponderEliminar
  7. No estaría de más que cundiera el ejemplo, sobre todo en nuestra clase política.
    ¿Cómo pedir a los jóvenes que fomenten valores, cuando los que deberían dar ejemplo no los tienen?

    ResponderEliminar
  8. Podíamos ponernos a la puerta del vaticano para ver a qué huele.

    ResponderEliminar
  9. Leyendo entre líneas de las informaciones (aunque todavía es muy temprano) no tendría conmigo la seguridad de que todo sea como lo pinta Ratzinger en su nota de renuncia.
    El poder siempre es poder. El problema es que este poder, según el supuesto fundador de esta iglesia, no debería ser tal, sino servicio.
    En fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí a lo humanitario pero no a costa del control de las conciencias.

      Eliminar
  10. El poder del espíritu ¿no es algo distinto, y yo diría que opuesto, al poder espiritual? Este último (máxime en ese oscuro contexto pontificio) es casi una contradicción en los términos.
    Demostrado que el poder corrompe, el espíritu del mismo no puede ser sino la esencia misma de la corrupción, que es lo que la Santa Sede administra y propaga desde hace dos mil años.

    ResponderEliminar
  11. Lo terrible es que un tipo de creencia y su religion consecuente haya llegado a influir de esta forma tan importante en la vida de millones de personas que no tienen (o no quieren tener) nada que ver con ella. Un abraxo

    ResponderEliminar
  12. Buena parte de nuestra historia de España desde las luchas entre tropas moriscas y cristianas, pasando por el Descubrimiento, hasta llegar a hoy está marcada por la corrupción.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. En la Plaza de San Pedro, cuando se elige al pontífice, no es necesario atender al color de la fumata, basta oler el insoportable tufo a carroña que emana de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tufo siempre me ha llegado a la nariz en las aulas.

      Eliminar
  14. A mi tambien me parece ,que el patió esta que se rompe,la corrupción esta minando los grandes pilares ,,uno a uno tendria que renovarse ..luz nueva para grandes penunbras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto más sombras, mejor parados salen los corruptos.

      Eliminar
  15. Hello!
    Interesting blog. Welcome to http://filmandotherstories.blogspot.se/
    :) Take care!

    ResponderEliminar