viernes, 15 de marzo de 2013

NO SACIÉ MIS AMORES

AL PARTIR

María Luisa Arnaiz

Renso Castaneda

Al partir, me quedan cosas que acabar,
al partir.
Salvé la gacela de la mano del cazador
pero siguió desvanecida sin recobrar el sentido.
Desprendí la naranja de la rama
pero no pudo ser despojada de su corteza.
Estuve con las estrella el día del juicio final
pero no pudieron ser contadas.
Saqué agua del pozo
pero no pudo servirse en los vasos.
Coloqué las rosas en la bandeja
pero no pudieron ser talladas en la piedra.
No se saciaron mis amores.
Al partir, me quedan cosas que acabar,
al partir.

Nazim Hikmet, poeta turco

10 comentarios:

  1. Un poema magnifico
    Al partir cada día a mi también me quedan cosas por acabar...

    Gracias María Luisa por compartirlo. No lo conocía.
    Espero antes de partir, conocer muchas, muchas cosas...

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo ideal siempre produce insatisfacción.

      Eliminar
  2. Partiremos, y dejaremos sin hacer todo aquello que teníamos proyectado.
    Eso nos pasa por no saber nunca en qué momento será la hora de nuestra propia partida.
    Sí sabemos porque nos lo dijo Juan Ramón Jimenez, que se quedarán los pájaros cantando.

    Es preciosa tu entrada, Maria Luisa.

    ResponderEliminar
  3. Qué nos quedará por hacer... tanta cosas,¿ verdad? me quedo pensando.
    Besos, muchos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ¿qué importará lo inacabado a la hora de partir?

      Eliminar
  4. Al partir siempre quedan cosas por hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ¿qué importará lo inacabado a la hora de partir?

      Eliminar
  5. Un gran mensaje, ciertamente, si, cosas, siempre, por acabar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero partir machadianamente: “casi desnudo, como los hijos de la mar”.

      Eliminar