sábado, 16 de marzo de 2013

EL PRIMER BESO

SEDUCCIÓN

María Luisa Arnaiz 

Camille, Alejandro Rosemberg

   “Ve a ver a la niña…Estudia el caso a fondo y me informas”. Fue así como Cayetano…a los treinta y seis años cumplidos, entró en la vida de Sierva María…Se retiró a la biblioteca más temprano que de costumbre, pensando en ella…Repitió en voz alta los sonetos de amor de Garcilaso, asustado por la sospecha de que en cada verso había una premonición cifrada que tenía algo que ver con su vida…vio a Sierva María con la bata de reclusa y la cabellera a fuego vivo sobre los hombros…Delaura, con Garcilaso, le dijo con voz ardiente: “Por vos nací, por vos tengo la vida, por vos he de morir y por vos muero”. Sierva María sonrió sin mirarlo…Una noche fue ella quien tomó la iniciativa con los versos que aprendía de tanto oírlos. “Cuando me paro a contemplar mi estado y a ver los pasos por donde me has traído” recitó. Y preguntó con picardía: ¿cómo sigue? “Yo acabaré, que me entregué sin arte a quien sabrá perderme y acabarme” dijo él…Cayetano, entre broma y de veras, se atrevió a zafarle a Sierva María el cordón del corpiño. Ella se protegió el pecho con las dos manos y hubo un destello de furia en sus ojos y una ráfaga de rubor le encendió la frente. Cayetano le agarró las manos con el pulgar y el índice, como si estuvieran a fuego vivo, y se las apartó del pecho. Ella trató de resistir…“Repite conmigo”, le dijo: “En fin a vuestras manos he venido”. Ella obedeció. “Do sé que he de morir” prosiguió él, mientras le abría el corpiño con sus dedos helados. Ella lo repitió casi sin voz, temblando de miedo: “Para que sólo en mí fuese probado cuánto corta una espada en un rendido”. Entonces la besó en los labios por primera vez.
García Márquez, “Del amor y otros demonios”

12 comentarios:

  1. Qué maravilla, Fulva. Definitivamente y aunque nunca lo he dudad, nuestro Gabo es un genio.
    Leí este libro hace tiempo pero no lo recordaba. Así que me has dado una buena excusa para volver a leerlo.
    Esto de los libros mejores o peores, va por rachas. A veces te salen unos buenos y otras que no te acaban de convencer.
    Antes me obligaba a leerlos por el hecho de haberlos comprado, pero hace tiempo que me disculpo pensando: ¿Encima de haberme gastado el dinero en este libro que no me gusta también lo he de leer?
    Así que esta noche con D. Gabriel me cambiaré la racha.
    Gracias, Fulva. Qué buen gusto tienes a la hora de elegir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta seducción por medio de Garcilaso solo se le ocurrió a Gabo.

      Eliminar
  2. Una genialidad. Muy linda lectura para este sábado y a esta hora. Bueno, en realidad cualquier momento es bueno para abrir un libro del genio latinoamericano de García Márquez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta leer al azar una página de García Márquez me agrada.

      Eliminar
  3. Hay muchas versiones de amores prohibidos. Guerra de familias, demonios en el convento. El final es parecido. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basta que sean prohibidos para tener un mismo final.

      Eliminar
  4. bella cita y aún más por ser incitadora de bellos y vivos recuerdos, María Luisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Transgredir las normas para entregarse al amor es algo universal.

      Eliminar
  5. Muito bom mesmo!!! Parabéns pela postagem!!!

    ResponderEliminar