jueves, 14 de marzo de 2013

SECRETO A MEDIAS

MISTERIOS

María Luisa Arnaiz 

Morales Araneda

   Creo que de pequeños nos fascinaban palabras como “misterio”, “secreto”. Yo estuve intrigada por los misterios del rosario y por la letanía. ¿Qué eran?, ¿qué decía aquella retahíla? Cuando estudié Bachillerato, leí “La ilustre fregona” y aprendí una palabra que no he olvidado: gazafatones -“Mejor haríades de rezallas en romance: que…decíades mil gazafatones cuando rezábades en latín”- y sentí no recordar las barbaridades en aquella letanía de mi infancia salvo “ano aceli” (‘ianua caeli’). La misteriosa salmodia empezaba por un abracadabrante “kirieleisón” y se detenía para mí en “sancta Dei genetrix”, que asimilé con el cielo. Bien. En Eleusis se celebraban los misterios de Deméter (Ceres) y a los iniciados se les exigía el secreto sobre lo que allí veían u oían; igual ocurría en Roma para el culto de Isis. Apuleyo en “El asno de oro” habló veladamente de su iniciación isíaca y dejó entrever el misterio: “Sacó de un lugar secreto del templo ciertos libros...me puso ante los pies de su diosa y me dijo en secreto ciertos mandamientos que es mejor callar…el sacerdote…me llevó a lo íntimo y secreto del sagrario…Créelo porque es verdad, yo llegué al término de la muerte…y a media noche vi el Sol resplandeciente con muy hermosa claridad, y vi los dioses altos y bajos, y me acerqué y los adoré. He aquí lo que vi…lo…que has oído, es necesario que no lo sepas”.

16 comentarios:

  1. Impresionado, Maria Luisa. Yo procuraré olvidarlo igual que hice con todas esas retahilas de mi añorada infancia.

    ResponderEliminar
  2. El rosario, Proserpina y la primavera, lo has enlazado perfectamente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que aquí ya se huele a azahar por toda la ciudad.

      Eliminar
  3. Me agrada tu espacio, me siento como en casa, tenes mucha creatividad
    gracias por llegarte a mi lugar para saludarme y seguirme

    soy esa carmen del personaje, que tiene unos cincuenta pasados y bien con mi corazon que no puede dejar de latir a mil
    por tener a Francisco I, argentino hasta la médula como yo y seguidor de Borges como yo como Papa en el Vaticano
    un urra por la nueva evangelizacion. Veo que tenes la fotito alli abajo de Francisco I. Gracias, que Dios lo ayude. Luego entro a ver...
    soy la carmen abnegada que llora por el dolor del otro...gracias por leerme, un honor para mi tenerte ahora en mas conmigo


    besos totales y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi deseo es que no hubiera que llorar por nadie pero…

      Eliminar
  4. Enigma. Ignoro por qué, pero es mi acepción preferida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las elecciones onomásticas señalan algo de la personalidad.

      Eliminar
  5. Fantastyczne !!! pozdrawiam serdecznie:) Jola

    ResponderEliminar
  6. Con tu permiso, voy a secuestrarte gazafatones /que nunca había oído) para un personaje que tengo rezando letanías. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No me des pistas que me gustan las sorpresas.

    ResponderEliminar