lunes, 22 de julio de 2013

O SE ESCRIBE BIEN O…

ESCRIBIR EN ESPAÑA

María Luisa Arnaiz

Kamalky Laureano

   Una de dos: o se escribe bien, y entonces no se gana dinero, o si se quiere ganar dinero es preciso escribir mal. Para lo primero hay que enfrentarse con el gusto del público y con la sociedad, sin temor a verse rodeado si no de incomprensión, al menos de la no comercialización. Por el contrario, vender mucho es escribir mal, no hay otra salida. Lo paradójico, lo amargo, es que la independencia tampoco logra nada, y un estado cariñoso y celoso del bienestar de las gentes preclaras lo único que consigue es la atonía. ¿Cómo se resuelve este problema? No lo sé; de hecho, pintores, escultores y artistas plásticos lo resuelven de otra manera mucho más ordenada y dulce. El escritor -al menos en España- no lo puede resolver. Tarde o temprano, el compromiso con el público se impone sobre otros cánones; quien por una razón misteriosa acierta una vez y sin haberlo sospechado empieza a enriquecerse, automáticamente sufre una ósmosis por parte del público que le dictará (con inversión del proceso del gusto) la propia moda que él impuso. La verdad es que el escritor debería ser un individuo abandonado por la mujer, engañado por la amante, estafado por los hijos, arruinado por su padre y que, sin embargo, pudiera escribir sin ambiciones económicas; con conflictos a los que no se sumara la posibilidad de resolverlos con los frutos de su pluma.

Juan Benet, “Ensayos de incertidumbre”

14 comentarios:

  1. Ya lo decía Larra: "escribir en España es llorar".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuántos excelentes escritores se encuentran en situación de semiclandestinidad...

      Eliminar
  2. Que buena tu entrada de hoy, lo estupendo es que se escribiera bien y ademas fuera interesante, no todo está en el estilo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El interés creo que reside en los lectores pero escribir para contentar es de necios.

      Eliminar
  3. Don Juan sabía muy bien lo que se decía. Y este texto está plenamente vigente hoy.

    ResponderEliminar
  4. Y sin mencionar siquiera los lugares en que todavía resulta tan peligroso abordar ciertos temas, con una censura de facto. Tanta represión, que hasta un poema simple, le resulta ofensivo a los dueños de esos lugares y ya te la sabes.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es otro problema adicional: tanto la autocensura como ser amordazado institucionalmente.

      Eliminar
  5. Para gustos, los colores, desde luego.
    Hay obras "literarias" insoportables y otras "comerciales" con las que uno se lo pasa la mar de bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo que dice Benet no versa sobre gustos, sin embargo claro que hay tochos infumables.

      Eliminar
  6. Leer a Benet es siempre motivo de satisfacción, María Luisa. Gracias

    ResponderEliminar
  7. Claro, directo, conciso y tremendamente acertado Juan Benet.

    ResponderEliminar
  8. Para quienes escribís, es un pilar en que apoyarse.

    ResponderEliminar