miércoles, 13 de marzo de 2013

HORAS INMÓVILES

EL TIEMPO

María Luisa Arnaiz

Daniel Brici

   Llega un momento en la vida cuando el tiempo nos alcanza. (No sé si expreso esto bien.) Quiero decir que a partir de tal edad nos vemos sujetos al tiempo y obligados a contar con él, como si alguna colérica visión con espada centelleante nos arrojara del paraíso primero, donde todo hombre ha vivido una vez libre del aguijón de la muerte. ¡Años de niñez en que el tiempo no existe! Un día, unas horas son entonces cifra de la eternidad. ¿Cuántos siglos caben en las horas de un niño?
   Recuerdo aquel rincón del patio en la casa natal, yo a solas y sentado en el primer peldaño de la escalera de mármol. La vela estaba echada, sumiendo el ambiente en una fresca penumbra, y sobre la lona, por donde se filtraba tamizada la luz del mediodía, una estrella destacaba sus seis puntas de paño rojo. Subían hasta los balcones abiertos, por el hueco del patio, las hojas anchas de las latanias, de un verde oscuro y brillante, y abajo, en torno de la fuente, agrupadas, las matas floridas de adelfas y azaleas. Sonaba el agua al caer con un ritmo igual, adormecedor, y allá en el fondo del agua unos peces escarlata nadaban con inquieto movimiento, centelleando sus escamas en un relámpago de oro. Disuelta en el ambiente había una languidez que lentamente iba invadiendo mi cuerpo.
   Allí, en el absoluto silencio estival, subrayado por el rumor del agua, los ojos abiertos a una clara penumbra que realzaba la vida misteriosa de las cosas, he visto cómo las horas quedaban inmóviles, suspensas en el aire, tal la nube que oculta un dios, puras y aéreas, sin pasar.

Luis Cernuda, “Ocnos”

24 comentarios:

  1. excelente!!!!!!!!!!!! maravilloso y tan sustancial relato!!!!
    gracias, no paso mas seguido, situaciones graves, que no voy a exponer acá, porque no corresponde, me lo impiden!
    un abrazo fraterno
    lidia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La evocación nos transporta a nuestra infancia.

      Eliminar
  2. El tiempo nos persigue, nos alcanza y luego nos supera. Creo que hasta se divierte mientras nos ve girando siempre en torno a él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. "El pasado y el presente solamente son un medio para nosotros: el futuro es siempre nuestro fin. Por eso nunca vivimos realmente, sino que esperamos vivir. Alucinados siempre por esta esperanza de ser felices algún día, es inevitable que no lo seamos nunca".
    Me hubiese gustado que esta frase fuese mía, pero es de Blaise Pascal.
    Un cordial saludo.

    P.D. El relato es magnífico... aunque la frase de Pascal, no anula el relato de Cernuda, o viceversa.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso, hace unos días me hacía yo la misma reflexión sobre el tiempo y la edad...

    ResponderEliminar
  5. Cuanto tiempo sin leer a Cernuda. Este verano volveré a el. En el presente está el pasado, y el tiempo lo medimos dependiendo de la prisa que tengamos por cumplir años o por frenar los días. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visión del tiempo subjetivo es un buen recurso.

      Eliminar
  6. "Como la sustancia, la duración no nos envía sino fantasmas. Duración y sustancia incluso representan, una respecto a otra, en una desesperante reciprocidad, la fábula del burlador burlado: el devenir es el fenómeno de la sustancia, la sustancia es el fenómeno del devenir." Gaston Bachelard

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Arreola: “La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones”.

      Eliminar
  7. Horas inmoviles suspensas en el aire. Todos las hemos tenido y a veces aun las tenemos ... demasiadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas horas son ideales. Me gusta estar absorta… en algo.

      Eliminar
  8. Maria
    interesante tu blog me agrada, es muy creativo
    si me permites aqui me quedo y te sigo
    llegate a mi blog y decime si te gusta, va si te va y quieres

    un beso enorme y si Dios quiere estamos en contacto carmen real el personaje

    ResponderEliminar
  9. Precioso texto este de Cernuda. La infancia o, mejor dicho, el recuerdo de la infancia suele ser muy hermoso. Entonces es verdad que creíamos que había un dios detrás de las nubes. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me paro a pensar lo que se me grabó y su porqué.


      Eliminar
  10. El tic-tac del reloj inexorable...la substancia de lo vivido guardado en la cajita gris .
    Aromas,sonidos y visiones familiares remueven los días pasados.
    Precioso seguir todas tus publicaciones Luisa

    ResponderEliminar
  11. Cernuda muestra sencillamente cómo el ambiente interfería en su ánimo.

    ResponderEliminar
  12. Maria gratuluje ciekawego blogu.. ! Pozdrawiam z Polski..Jolanta

    ResponderEliminar
  13. Es tan agradable recordar la niñez.. bueno... a quienes tuvimos infancia feliz. Es algo que agradezco mucho en mi vida y pido mucho porque los niños... Ay!... tú sabes.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. Exacta percepción la tuya: si fue feliz.

    ResponderEliminar