domingo, 25 de mayo de 2014

TOUR DE FORCE

TIRANT LO BLANCH I

María Luisa Arnaiz

Neil Rodger

      “Tirant lo Blanch”, la novela de Joanot Martorell publicada en 1490 en Valencia, incluye dos escenas relacionadas con el sexo. Una es predecible pues trata de la metafórica toma de un castillo pero la otra, aparente caso de lesbianismo, es la singular peripecia de unos escarceos amorosos por persona interpuesta. Estos son los antecedentes de la primera. Plazer de mi Vida, ‘voyeuse’ criada de la quinceañera Carmesina que ha contemplado a Diafebus y Estefanía copulando, alivia sus ardores, “tomé un poco de agua… me lavé el coraçón, los pechos y el vientre por remediar alguna parte de mi dolor”, y esconde a Tirante en un baúl de la habitación de su ama. Dormida la princesa, ella y Tirante se acuestan en la cama.

Neil Rodger

   “La Princesa despertó y dixó:
   - ¡O, válame Dios, cómo eres enojosa! ¿No me puedes dexar dormir?
   Dixo Plazer de mi Vida:
   -  ¡O, cómo soys doncella de mal sufrimiento! Salís agora del baño y tenés las carnes lisas y gentiles y deléytome en tocarlas.
   -Toca do quisieres -dixo la Princesa-, y no pongas la mano tan abaxo.
   - Dormid… y dexadme tocar este cuerpo, pues es mío, que yo estoy aquí en lugar de Tirante. ¡O traidor Tirante! ¿Y dónde estás agora? Que si tuvieses la mano donde yo la tengo, estaríes alegre y contento.
   Y él tenía la mano sobre el vientre de la Princesa, y Plazer de mi Vida tenía la suya sobre la cabeça de Tirante. Y como ella conocía que la Princesa se dormía, afloxava la mano, y entonces Tirante tocava a su placer; y desta manera se deportó cerca de una hora.
(La Princesa despertó)
   - …¿Eres tornada loca que quieres tentar lo que es contra natura?
   Y a poco rato ella conoció que era más que mujer, y no quiso consentir, antes començó a dar gritos. Y Plazer de mi Vida le atapava la boca con sus manos; y díxole a la oreja porque las otras no lo sintiesen:
   - Callad, señora, y no queráis disfamar vuestra persona, que temo que no la sienta la Emperatriz; catad que es vuestro caballero Tirante, quien por vos se dexará morir.
   - ¡O, maldita seas tú! -dixo la Princesa-. ¿Y no as avido temor de mí… que sin yo saber nada me has puesto en tanto trabajo y…?
   - Yo, señora -dixo Plazer de mi Vida-, pues el mal es hecho, dad en ello remedio; que me parece que el callar és.
   Y Tirante con baxa boz la suplicaba lo mejor que podía. Y viéndose ella en tan estrecho paso, que de una parte la combatía amor y de otra temor, deliberó callar.

“Cómo Plazer de mi Vida metió a Tirante en la cama con la Princesa”

8 comentarios:

  1. Es un excelente relato donde la tensión y el suspenso hacen su mejor gala.

    ResponderEliminar
  2. Mis primas, niños como éramos, también se hacían las dormidas. Y con facilidad y dulzura podía uno conducir sus manos do más convenía.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante... el temor ha sido siempre la peor mordaza. Y cuántes veces guarda más peligros el silencio. La mayoría de las veces. No debiéramos tener el "chip" de la cobardía, que hablando a tiempo, se encuentran las soluciones.
    Abrazo de anís.

    ResponderEliminar
  4. Un texto interesante, como de costumbre son todos los que nos traes.

    ResponderEliminar
  5. Al ver que ponías II he buscado la I y aquí está, has sabido escoger párrafos elocuentes. Hace mil años que lo leí, y nunca lo he releído, posiblemente este verano lo haga. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Cuanto amor mal entendido. la vida, a veces, es cruel. Psssssssssssssss, ahora que nadie nos oye: me encanta seguirte.

    ResponderEliminar
  7. Estos textos tienen más gracias que algunas novelas eróticas actuales, mucho más.
    Salu2,Mª Luisa.

    ResponderEliminar