viernes, 30 de mayo de 2014

HERIDA DE AMOR

QUE EL MAR SE DUERMA

María Luisa Arnaiz

Mary Jane Ansell

Que el mar se duerma
y se duerma la angustia
que me acosa
o que el viento la rasgue
entre los pinos
como una ropa vieja,
o que el sol cegador
despoje de su carga
al corazón.
Que potente
cauterice la terrible congoja,
y el mar cambie en silencio
su socavante
demoledora voz.

“Antología personal”, Clara Janés 

10 comentarios:

  1. Que pare, que pare ya este sordo dolor!!!

    ResponderEliminar
  2. Ni todos los fenómenos meteorológicos, acabarán con ese tiempo de luto y dolor. Las penas de amor, son grandes penas.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá el mar, el viento o el sol acaben con la pena, que se junten todos.

    ResponderEliminar
  4. Dolor que solo la naturaleza, quizás, pueda calmar. Dolor, que demuele toda esperanza y neutraliza la visión.

    ResponderEliminar
  5. Me emocionan, siempre, los poemas sobre el mar ...
    Me acabo de acordar, felizmente, de una canción que un día fue muy importante en esos momentos especiales que todos guardamos en el alma: http://bit.ly/1gQuxMm

    ResponderEliminar
  6. Precioso, Mª Luisa, una vez más. Es toda una gozada leerte.

    Un abrazo.

    Mari Carmen.

    ResponderEliminar