miércoles, 24 de abril de 2013

ESCUCHA, DIOSA, A QUIEN TE SUPLICA

LA PLEGARIA DE UN PAGANO

María Luisa Arnaiz

Emilia Castañeda

¡Ah, que no se extinga esta llama!
Enardece mi alma aterida,
cruel y dulce voluptuosidad,
supplicem exaudi, Diva!

Diosa en el aire derramada,
llama oculta que nos incita,
escucha un alma temblorosa
que un canto sacro te dedica.

Sé mi reina, voluptuosidad,
hecha de ensueño y realidad,
con la apariencia de una sirena,

o para mí, fantasma divino,
vierte ese raro místico vino
con que la copa jamás se llena.

Charles Baudelaire, “Las flores del mal”

14 comentarios:

  1. Ay, Baudelaire... Si te dijera que de joven comencé a traducir sus "fleurs du mal"...
    Besos siempre.

    ResponderEliminar
  2. Leí "Las flores del mal" por primera vez en el Parque del Retiro. La sola mención de su título me trae inevitablemente a la memoria "El Ángel caído".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuántas clases me fumé el año que las "conocí"!

      Eliminar
  3. Supo tratar con esmerada ligereza y sofistificación los temas más graves. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Baudelaire! Murió mi mujer y soy libre/ Puedo beber hasta explotar./Cuando sin un cuarto volvía/me destrozaba con sus gritos//Soy tan dichoso como un rey...
    Y tan "Flores del mal" Es la otra realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar