lunes, 8 de abril de 2013

TRAGEDIA AMOROSA

ABELARDO Y ELOÍSA

María Luisa Arnaiz 

Thomas Ehretsmann

   Fulberto, cánonigo de Notre Dame, contrató a Abelardo, maestro laico de la misma catedral, para que educara a su sobrina Eloísa de catorce años. Pronto surgió el amor, o a la seducción según lo que escribió el brillante profesor de treinta y seis años en una carta a un amigo: “inflamado de amor, busqué ocasión de acercarme a Eloísa y en consecuencia, tracé mi plan”, testimonio al que sumar este de su autobiografía: “los libros permanecían abiertos, pero el amor más que la lectura era el tema de nuestros diálogos, intercambiábamos más besos que ideas… Mis manos se dirigían con más frecuencia a sus senos que a los libros”. Tuvieron un niño. Fulberto exigió que se casaran, oponiéndose Eloísa por no entorpecer la carrera de él (solo los solteros obtenían las dignidades eclesiásticas). La boda fue secreta pero el tío la divulgó; entonces Abelardo envió a Eloísa a Argenteuil y, acto seguido, Fulberto sobornó a un criado que castró al fogoso amante. Puesto que no se permitía ejercer oficios eclesiásticos a los mutilados, Abelardo tomó las órdenes menores en Saint Denis y pidió a Eloísa que se hiciera monja, lo que hizo en 1118. Más de veinte años duró su correspondencia y juntos reposan desde 1817 en el cementerio Père Lachaise, donde diariamente amantes anónimos depositan flores en su tumba.

18 comentarios:

  1. Bella historia. Gracias por compartirla. Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Hermosa y trágica historia de amor, el convento en esas épocas, era el resguardo seguro, sobre todo para las mujeres, siempre peregrinas de sus propios hogares y familias...

    Un abrazo, María Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lugar donde desarrollarse intelectualmente fue para algunas el convento.

      Eliminar
  3. Hasta las bellas historias de amor, como la de Abelardo y Eloisa tienen que estar castradas por alguien cercano a la pareja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al tío se le confiscaron los bienes y se le hizo salir de París.

      Eliminar
  4. Y conocemos a Abelardo, filósofo francés, más por esta historia de amor prohibido que por su dominio de la lógica y la retórica. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es popular por el amor, selecto por su erudición.

      Eliminar
  5. Muy trágico final, pero dicen que hay que vivir el amor intensamente aunque sea breve.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  6. Tantas veces el amor resulta ser un desconocido que no interesa a alguien en particular. No se puede entender que antaño ocurrieran estas cosas. No se puede renunciar a las "bravas" a lo que tanto ha costado conseguir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una historia verdaderamente trágica. Amarse con tanta pasión y en la distancia. Quién sabe si, de haber vivido juntos, la rutina no habría acabado con su amor. Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  8. Molto interessante ,dolce e tragica storia d'amore ,grazie per averla postata ! Un saluto Bianca

    ResponderEliminar