domingo, 21 de abril de 2013

TESTOSTERONA

LEER, ESCRIBIR

María Luisa Arnaiz 

Delia Brown

   La escritura fue el invento esencial e inmaterial que vino a sustituir la memoria. Así se constata en Platón cuando el rey Thamus, que la rechaza, dice en “Fedra” al dios Thot: “quienes conozcan este arte dejarán la memoria y harán nacer el olvido”. Pese a que innúmeras generaciones se han valido de la potencia memorística y a que un quince por ciento de la población mundial no sabe leer ni escribir, instruirse ha sido aspiración tenida como oportunidad de acceder a espacios reservados tradicionalmente a las élites. Asimismo, dado que las mujeres quedaron excluidas de las aulas, cabe decir que el saber les ha gratificado con cierta independencia y les ha permitido rehuir los modelos de comportamiento asignados por los hombres. Aun así, la emancipación femenina de la tutela patriarcal o marital, lejos de ser perfecta en los países desarrollados, ha llegado a ser real ante la ley y una entelequia para millones de creyentes (dejo para otra ocasión la subordinación femenina que exigen a la chita callando los de testículos batientes). Viene esto a cuento de que ayer hubo dos nuevas víctimas de violencia machista: una española en Ponferrada y una angoleña en Arganzuela.

Delia Brown

20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La estima de las mujeres maltratadas, por supuesto. Opino que ése es el origen del maltrato.

      Eliminar
    2. Hay que potenciar el conocimiento, el respeto, la igualdad, la fraternidad, la libertad... Sólo así puede una sociedad autoestimarse.

      Eliminar
  2. Algunos tienen tanta soberbia que no soportan que les lleguemos a superar.
    Como bien dices, debe de ser la testosterona.
    Da gusto leerte, Maria Luisa.

    ResponderEliminar
  3. *Hasta cuando¿ ¡¡¡BASTA YA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos enseñan el “copyright” de la situación.

      Eliminar
  4. No se cuanto tiempo o cuantas generaciones más han de sufrir esta lacra que, sin duda, se resuelve, si se quiere, desde la escuela primaria. Será que no se quiere, María Luisa, pero tendrá que llegar ese día que yo, sin duda, no creo llegr a verlo.
    Buen artículo, María Luisa.
    Feliz noche

    ResponderEliminar
  5. El hambre y el machismo son, en mi opinión, las dos lacras más dañinas y espantosas que padece la humanidad y de las que se derivan un sin fin atrocidades. No parece que estén nuestros actuales gobernantes y sus eclesiásticos socios por la labor de erradicarlas, sino más bien al contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos, lacayos del capital; otros, de una quimera. Y así…

      Eliminar
  6. Machos bravucones estúpidos siempre los habrá, Para mi el problema esta en que las mujeres desde niñas creáis en vuestra propia autoestima y dignidad, sobre todas las cosas, y bajo ningún concepto permitáis un primer asomo de machismo en vuestra pareja. Si marcarais bien vuestro territorio esos cobardes no se sentirían superiores. Si no os respetan no os merecen. (Pienso que el problema lo tenéis en el corazón, si amáis, decís "ya cambiara", y no cambian sino empeoran ante vuestra flaqueza).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En una sociedad patriarcal el problema es de la mujer? No lo creo.

      Eliminar
    2. Las consecuencias son perjudiciales para todos, especialmente para las mujeres, pero está muy claro que el problema es el verdugo, no la víctima.

      Eliminar
  7. Un trabajo atrevido, sobre todo con la segunda muestra, no me gusta esa violencia.
    La escrita tampoco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gusta la violencia y menos esa.

      Eliminar
    2. La omisión u ocultamiento de la verdad también puede ser un acto violento.

      Eliminar
  8. Passando para visitar vc e o seu blog.

    Hoje dia da terra é uma data indicada para estar aqui.

    bjs

    selma

    http://3fasesdalua.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus pies en la tierra. Gracias por venir a esta.

      Eliminar