lunes, 21 de enero de 2013

NARANJA MECÁNICA: REMAKE

NO TAN INOCENTES

María Luisa Arnaiz

Tigran Tsitoghdzyan

   Hace unos días supe que el Instituto nº 1 de Gijón había enviado una nota a los padres de los alumnos para que aceptarán que, “en casos de acoso escolar o agresión, peligro inminente o incitación a situaciones intolerantes, violentas o peligrosas”, el profesor pudiera llegar al “contacto físico y verbal proporcional al hecho”. Paso ahora algún rato en los parques y no veo dar un azote a los niños por mal que se porten. ¿Un coscorrón en un instituto? Demanda al canto (“en la cabeza no, que está estudiando” dicen en “Manolito Gafotas” como réplica a un cachete). Pero hay adolescentes bordes. Hace poco fui testigo de esta escena: en una plaza había un muchacho durmiendo al sol y pasó un chico de unos catorce años y le dio un puñetazo. Yo, que estaba enfrente, me asusté. El veinteañero saltó como un monje de Shaolin, se acercó al mocete (“creía que estaba muerto” - dijo) y le puso un pulgar en el cuello. Instintivamente miré el pantalón del de la ESO (“se ha meado” - pensé. Pues no). El chico desapareció y pronto vinieron dos señoras amenazando al mayor: lo iban a denunciar porque el inocente tenía un morado en el cuello. Les dije lo sucedido e hicieron mutis. No sé en qué idioma habló el agredido pero conozco muy bien a los alevines de pro.

36 comentarios:

  1. a mi modo de ver un azote es una falta de respeto a la humanidad...un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona la intromisión... A mi modo de ver cualquier tipo de violencia es una falta de respecto a la humanidad... Y creo es bien visible, quienes son los violentos y quienes comenten esa falta de respeto....

      Un saludo...

      Eliminar
    2. Menos mal que no existe un criterio único en el mundo.
      Besos.

      Eliminar
  2. A mi modo de ver, un azote a tiempo soluciona muchos problemas a la humanidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos en el entorno más inmediato.
      Besos.

      Eliminar
  3. Me muero de curiosidad por saber qué le hizo en el cuallo al adolescente para que se fuera tan suave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fue real el morado, discurrí cuál pudo ser la presión en la yugular.
      Besos.

      Eliminar
  4. un azote y hasta darle hasta que duela...a los padres por consentidores !! confundimos quererles por consentirles , y no es así ! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que los conceptos son diferentes y hay quien los confunde.
      Besos.

      Eliminar
  5. Todo fuera del contexto y del tiempo real en que sucede se desvirtúa. Es como la justicia. Hablar de azotes sin explicar por qué se han dado, es poner en contra de cualquiera al padre/madre que ha sido sobrepasado por la situación.
    Pero si uno cuenta todo lo sucedido (como por ejemplo haces en tu entrada) la mayoría de las veces lo correcto es hacer mutis, ya que quien calla otorga.
    De todos modos, no estaría de más que los padres supieran cómo contenerse en un momento en que sus hijos les están superando, antes del azote.
    El azote se da a una criatura de pocos años. No me imagino yo que ni siquiera a un niño de 9 o 10 años se le den azotes.
    Se se ha llegado a esa edad sin haber resuelto el tema de los límites, vamos mal, muy mal. La cosa se complica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente llegar a la ESO sin saber, como dices, dónde están los límites es aberrante y difícil de encauzar.
      Besos.

      Eliminar
  6. Responder con la fuerza no le veo solución, lo mejor es la expulsión escolar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los reglamentos escolares son fruto de la comunidad educativa pero siempre estaré en contra de la violencia.
      Besos.

      Eliminar
  7. Bueno no tengo una opinión formada, si un golpe corrige o llega a generar rencor en el que lo recibe. Tema difícil, una cuestión pedagógica que no se está resolviendo bien. Buena reflexión, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente es una cuestión pedagógica que compete a los padres y en última instancia a los profesores.
      Besos.

      Eliminar
  8. Los golpes no son necesarios para educar a nadie... Se disciplina con firmeza y con buenos ejemplos, no con violencia. Para ser firmes no hace falta ser rudos.
    El título, pintadito! montón de veces que la vi.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no se pude decir. Suscribo tu comentario (también a mí se me grabó la película).
      Besos.

      Eliminar
  9. El decálogo para crear a un delincuente que, está incluido en un libro del conocido juez de menores de Granada, Emilio Calatayud. Es un listado de consejos irónicos que invitan a la reflexión.


    1. Dadle (a los hijos o hijas) todo cuanto desee: así crecerá convencido de que el mundo entero le debe todo.

    2. Reídle todas sus groserías, tonterías y salidas de tono: así crecerá convencido de que es muy gracioso y no entenderá cuando en el colegio le llamen la atención por los mismos hechos.

    3. No le deis ninguna formación espiritual: ¡ ya la escogerá él cuando sea mayor!

    4. Nunca le digáis que lo que hace está mal: podría adquirir complejos de culpabilidad y vivir frustrado; primero creerá que le tienen manía y más tarde se convencerá de que la culpa es de la sociedad.

    5. Recoged todo lo que vaya dejando tirado: así crecerá pensando que todo el mundo está a su servicio; su madre la primera.

    6. Dejadle ver y leer todo: limpiad con detergente, que desinfecta, la vajilla en la que come, pero dejad que su espíritu se recree con cualquier porquería. Pronto dejará de tener criterio recto.

    7. Padre y madre discutid delante de él: así se irá acostumbrando, y cuando la familia esté ya destrozada lo encontrará de lo más normal, no se dará ni cuenta.

    8. Dadle todo el dinero que quiera: así crecerá pensando que para disponer de dinero no hace falta trabajar, basta con pedir.

    9. Que todos sus deseos estén satisfechos al instante: comer, beber, divertirse,…¡de otro modo podría acabar siendo un frustrado!

    10. Dadle siempre la razón: son los profesores, la gente, las leyes… quiénes la tienen tomada con él.

    “Y cuando su hijo sea ya un delincuente, proclamad que nunca pudisteis hacer nada por él”. Parafraseando a Don Emilio, “La sociedad no es la sociedad. Nosotros somos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué empatía con el juez de Granada. Gracias por proporcionarme el decálogo.
      Besos.

      Eliminar
  10. Soy un fiel admirador del Juez Calatayud, juez de menores de Granada, y el decálogo planteado por Marcos lo refiere siempre que tiene posibilidades de hacerlo, y lleva toda la razón, algo que el conoce en su juventud fué un auténtico elemento.

    Con tanto agarrárnosla con papel de fumar, los padres han perdido autoridad antes los hijos no digo nada de los profesores, así nos va, niños y jóvenes asociales donde no existen normas para ellos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos padres hacen dejación de su responsabilidad y pretenden que los profesores la suplamos.
      Besos.

      Eliminar
  11. Ni creo que el azote sea la solución ni el consentimiento por parte de los padres, o peor la defensa de los niños ante profesores o adultos... se nos está escapando de las manos la Educación como tal. Pasamos de lo blanco a lo negro y no sabemos encontrar el punto medio.

    Hace unos días ha pasado en un colegio que una madre ha denunciado ( a la que considero una buena profesora ) por daños psicológicos, debido a que la profesora le giro la cabeza a la niña por no estar atendiendo y hablando con otra alumna... Malos tratos psicológicos ???? Sinceramente, se optara por dejar que los infantes, lleguen a ser unos ignorantes tanto en conocimientos y mucho más en educación ( bueno esto último ya se ha conseguido)...

    Un saludo…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque el ministerio se llame de Educación, la buena o la mala educación se trae de casa.
      Besos.

      Eliminar
  12. Kiitos kun tulit blokini lukiaksi.Kaunis panneriri kuva sinulla:)

    ResponderEliminar
  13. Ni azotes, ni padres tan permisivos, mejor un término medio, por culpa de la mala educación tenemos los desbarajustes que tenemos actualmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese equilibrio del que hablas es loable pero hay que practicarlo y no todos lo hacen.
      Besos.

      Eliminar
  14. lo que nos falta por ver en métodos educativos, María Luisa, es de un alcance inimaginable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente hace tiempo que “nosesabeestar” (sic).
      Besos.

      Eliminar
  15. Ser padre y educar es una tarea muy difícil. Nos llegan los hijos y no tenemos ningún texto ni libro que nos oriente. Algunos hacen lo mejor que pueden, otros quizás no. Creo que lo importante si has reprendido a tu hijo o a tu alumno, hay que ser firme en la decisión, no cambiar. Porque los desubicamos. Es mi humilde opinión. Un beso grande María Luisa.

    ResponderEliminar
  16. Aunque los padres no tengamos manual de instrucciones, sabemos educar. Y por supuesto que la firmeza no es intermitente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Muy deacuerdo con Maria Luisa! Un saludo!

    ResponderEliminar
  18. Somos muchos los que nos sumamos al criterio planteado.
    Besos.

    ResponderEliminar