jueves, 10 de enero de 2013

ANILLO DE BODA

DIAMANTES

María Luisa Arnaiz

María de Borgoña, casada en 1477

   Los diamantes se valoraron por su perfecta simetría octaédrica y, aunque están documentados en Roma en el siglo III, no llegaron a ser símbolo de fidelidad hasta el XV por su resistencia al fuego y al acero. Los lucieron primero los hombres y, como no se tallaban, no destellaban, viéndose negros en sus retratos. La primera mujer que llevó uno tallado -en tabla- fue Agnès Sorel, amante de Carlos VII, que había pagado veintiséis mil escudos por él, mientras que María de Borgoña, la prometida de Maximiliano de Austria, fue la primera que tuvo “una sortija con un diamante” como anillo de compromiso gracias a la petición del doctor Wilhelm Moroltinger al novio. Como estos no solían conocerse antes de la boda, se enviaba su retrato a cada una de las partes y cuenta Pier Francesco Orsini, por ejemplo, que él posó para Lotto poco antes de casarse con Julia Farnese y “como la había visto tan poco y apenas la conocía por sus cartas circunspectas, había elaborado de ella una imagen cuyos rasgos eran hijos de mi fantasía. Me paraba delante de su retrato… que reproducía admirablemente el encanto de su belleza, y le decía cuanto no me había animado a decirle”.

Micer Marsilio y su esposa, Lorenzo Lotto, 1523

18 comentarios:

  1. Menudos diamantes llevaba María de Borgoña, para mi los quisiera, jeje, la foto espectacular, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que entre tú y yo no alcanzaríamos a comprarlos, pero al menos los contemplamos.
      Besos.

      Eliminar
  2. Me gustan tu blog y tu presencia, Maria Luisa. Lo que dices y lo que pones.
    Te ofrezco mi abrazo de amistad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ser tan amable y espero corresponder a tu amistad.
      Besos.

      Eliminar
  3. gracias por todo lo que escribes, aprendo mucho contigo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito nada más y sobre todo por entretenernos.
      Besos.

      Eliminar
  4. Pues yo también me pido un diamante que es para siempre , dicen... y si , muy educativo tu blog , mucho , Me encanta , de verdad , aunque no pase todos los días a decírtelo !
    besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero la obligación y luego la diversión. Buen finde.
      Besos.

      Eliminar
  5. Saludos, Maria Luisa, me ha encantado esta pagina, es una maravilla. Me llamo mucho la atencion La Bella Nevaehlleh de Jeff Wack, no conocia esa obra y es asombrosa su similitud con Beautiful Rafaela de Tamara de Lempicka. Gracias por tu visita a El inquilino, eres siempre bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda en quién se inspiró Jeff Wack. Seguimos en contacto.
      Besos.

      Eliminar
  6. Que problema conocerlos por retrato. Eso si que traería sorpresas. Te llevas sorpresas aún conociéndolos en persona.
    Muy bueno Maria Luisa, siempre aprendo en tu blog. Un beso grande. Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así fue a lo largo de la historia. La pintura estaba reservada a los nobles y los ricos burgueses.
      Besos.

      Eliminar
  7. passando para visitar vc e seu blog.

    como sempre colocando coisas lindas.

    apareça no meu cantinho http://3fasesdalua.blogspot.com

    selma

    ResponderEliminar
  8. Bueno una vez mas. Es agradable leerte y siempre ilustrativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que la ilustración sea recíproca.
      Besos.

      Eliminar