lunes, 29 de abril de 2013

PÁNICO

CARA OCULTA DEL PLACER

María Luisa Arnaiz

Rouge, Diego Dayer

   El sátiro encarna la fuerza vital de la naturaleza, la sexualidad desenfrenada, la libido, la fertilidad, en suma, por eso a partir del siglo VI la iconografía cristiana lo fagocitó y lo representó como el diablo. Supongo que en más de una ocasión se han preguntado, como yo, por la coincidencia entre los dos personajes. Yo conocí a Satanás antes que a Pan y me impactaron sus patas de cabra y sus cuernos, luego leí la leyenda sobre la mítica reina de Saba y me sorprendió que tuviera patas de cabra aunque Salomón desbaratara semejante tontería al hacerla pasar por una habitación con suelo de espejos. ¿Por qué le atribuirían a la reina de Yemen tal condición? Probablemente porque su historia nació en un pueblo de pastores como la de Pan. Comparo su figura con la de la mujer salvaje del imaginario europeo, introducida como trasunto del “homo sylvestris” vinculado a los sátiros. Igual que el salvaje, tan lascivo como Pan, personificó los deseos concupiscentes de la sociedad, la salvaje simbolizó la sexualidad desordenada y fue oscuramente deseada.  He aquí la razón de que el demonio sea la cara oculta del placer. 

31 comentarios:

  1. Hay más pecados inconfesables que los capitales, y me parece que son las virtudes teologales... Si no tuviésemos un lado oscuro, seríamos ángeles. Bueno, no estoy tan segura. Es verdad que Satanás está presente siempre en las grandes orgías, en los aquelarres y otras historias.
    Por cierto, es una de las pocas veces que he visto correctamente escrita la palabra "libido". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, estoy tanto contigo ... como con María Luisa, aunque ello tenga connotaciones concupiscentes. Uyyuuyyy; nada como un buen deliro sexual. Perdón, perdón; disculpen a mi otro yo. ... Debo confesarles que a ciencia cierta no sé cuál es el verdadero, o el más auténtico.
      RAUL SILVERIO LOPEZ ORTEGO

      Eliminar
    2. “¡Qué lastima que no sea pecado!” cuenta Stendhal que decía una princesa lamiendo un helado. ¡Viva la transgresión!

      A LIMACLARA

      ¿Un buen delirio sexual? ¡Incomparable!

      Eliminar
  2. Pero el demonio tiene muchas caras, ojalá sólo fuese la concupiscencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé de qué caras hablas, quizás yo lo llame de otra manera.

      Eliminar
    2. Quería decir que, como usted apunta, igualar el mal con el sexo me parece una perversión de la iglesia. No obstante, el "demonio" también encarna otros "males" que sí lo son: la crueldad, la violencia, etc, etc.

      Eliminar
  3. En el contexto que lo expones se me acaba de ocurrir una "blasfemia", pero se me acaba de ocurrir tras la lectura de tu entrada que a veces la sexualidad puede alcanzar niveles de verdadero arte, y claro para ello hace falta imaginación, pericia, ¿seguimos?. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría que hubieras seguido; me intrigas.

      Eliminar
  4. Magnifico artículo, no tenía el gusto de conocer tus trabajos. Un lugar donde la palabra cautiva y motiva. Aprendemos. Gracias por compartir, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir de ahora será diferente. Visitaré tu espacio.

      Eliminar
  5. Desde muy antiguo vienen estas representaciones. En mi última entrada hay una de Pan dentro de un delicioso grupo escultórico, con Afrodita que le va a pegar con una sandalia ayudada por Eros, perteneciente al denominado rococó helénico.
    Un beso, querida Marisa.

    ResponderEliminar
  6. me encanto el té de Tracy en tu compañia... y he de decir que a mi el placer me gusta en su cara vista... déjense de caras ocultas que ya bastante negro esta todo!!! encantada de conocerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo que ha montado Tracy! Ah, el placer, sin máscaras.

      Eliminar
  7. Hola María Luisa,

    Vengo del blog de Tracy, con tu permiso, aquí me quedo,
    Vendré a leerte con calma, ahora no puedo (me voy de viaje mañana).

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, con Tracy! Que lo pases estupendamente en tu viaje.

      Eliminar
  8. Interesante , Maria Luisa, besos.

    A travás de los siglos al final no redescubrimos, abrazos.

    La historia siempre enseña algo.

    Enhorabuena por tu blog, saludos. feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo por tus blogs que eres muy versátil. Iré leyéndolos.

      Eliminar
  9. María Luisa, te he venido siguiendo porque ví, a su vez, que estabas tú de seguidora de uno de mis blogs. Me he llevado una gratísima sorpresa al conocer tu espacio, y por aquí me quedo yo también. Tienes un blog encantador, y lo iré leyendo con detenimiento. Un gran abrazo, desde Argentina.

    http://senderositalianos.blogspot.com
    http://artedigital-by-patzy.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si navego, suelo encontrar lo que me gusta. ¡Bienvenida!

      Eliminar
  10. Porque todo Yan tiene su Yin y viceversa,así el placer tiene también su lado oscuro,no por ello descartado, sino más bien una tentación a la que algunos se rinden.
    A todo esto:
    Hola!
    Vengo por recomendación de Tracy y veo que he hecho bien dejándome aconsejar.
    :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tentación es fuerte si hay prohibición. ¡Encantada!

      Eliminar
  11. Inquietante, María Luisa, srería haber vivido en aquella época, aunque ..............., no sé, hoy no sé si será lo mismo pero mas virtual, es decir, ............... sin que se note el contacto.
    Feliz acueducto

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué no habrán fagocitado las religiones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas cosas conozco pero imagino que serán la mínima parte.

      Eliminar