domingo, 24 de marzo de 2013

SILLA STERCORARIA

LA MUJER PAPA

María Luisa Arnaiz 

Dragan Ilic Di Vogo

   Una mujer ilustrada y sabia en el arte de redactar se vistió con ropas masculinas y se hizo pasar por hombre; vino a Roma…fue nombrada notaria de la curia y luego, por mediación del diablo, cardenal y después papa” escribió hacia 1260 el inquisidor Étienne de Bourbon sobre la leyenda de la papisa Juana, referente de Juan VIII, elegido en 855. En la fábula se dice que durante una procesión se sintió mal y dio a luz en la calle ante los estupefactos asistentes. Al parecer la historia se tejió en torno a las parodias carnavalescas (subvertir el orden: lo masculino por lo femenino y viceversa), a los debates entre franciscanos y dominicos en cuanto al falso papado (la papisa se usó como argumento) y a la reivindicación de la mujer respecto de la dirección de la Iglesia. Pues bien, la leyenda acarreó la creación de otro bulo: comprobar la virilidad del elegido por medio de ver o tocar sus partes pudendas. Así se propaló que, después de sentarse en la silla stercoraria (retrete portátil o silla paritoria), venía la revisión con un concluyente: “duos habet et bene pendentes”. El escéptico podrá decir con Tertuliano: “Creo en estas cosas porque son increíbles”.

Sella stercoraria 

14 comentarios:

  1. Son increíbles porque la realidad siempre o casi siempre supera a la ficción.
    Me encantan tus entradas, amenas, curiosas, concisas, siempre interesantes, Maria Luisa.
    Da gloria leerlas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que no me llamen para ese menester, jejeje!

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay señor! que cosas tiene la historia. No obstante pienso que unos "pendientes" con la que está cayendo no son reflejo la hombría. :)
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  4. Lo que me gustaría a mí meterme, a modo de papisa, entre los cardenales para ver que se cuece allí.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo bastante con lo que sé de ellos.

    ResponderEliminar
  6. Hilarante reseña, sobre todo sabiendo que, probablemente se remita a la realidad.

    ResponderEliminar
  7. La de arteras mañas de que se vale "el diablo" como habrás comprobado.

    ResponderEliminar