sábado, 26 de enero de 2013

SEPAN CUANTOS…

LA OVEJA NEGRA

María Luisa Arnaiz 

Emilia Castañeda

   En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.
   Fue fusilada.
   Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
   Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

Augusto Monterroso, “La oveja negra y demás fábulas”

22 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hay mensajes que dichos por un excelente escritor nos dejan pensando.
      Besos.

      Eliminar
  2. Espeluznante por certero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un gran cuento del cuentista de cuentos cortos. es genial y tu nos lo recuerdas. Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Jolín, menudo precio las prácticas de Bellas Artes, la de aquellas ovejas!! O_O Me ha gustado Maria Luisa :) Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. Aunque lo que relatas es macabro el cuadro en si me gusta, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es magnífico el relato.
    Y respecto al cuadro, sobran las palabras. Emilia Castañeda es una genia.
    Gracias Maria Luisa.

    ResponderEliminar
  7. PObre oveja negra, ella no sabia que lo era.

    ResponderEliminar
  8. Trasladar al género humano, un aprendizaje sin final...

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pueblo aprende pero no suele alzarse contra los tiranos.
      Besos.

      Eliminar
  9. Een heel bijzondere vertolking Maria lieve groetjes Danielle

    ResponderEliminar
  10. María Luisa Arnaiz¡¡¡ cuanto se aprende aquí !!!, desde hoy seré una letra más en tus mágicas páginas.... Gracias por compartir la belleza de tus letras. Me siento como un niño de los de antes viendo un circo de trapecistas. Un saludo. Isidro,

    ResponderEliminar
  11. Me animas a elaborar mi página cultural. Muchas gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar