viernes, 11 de octubre de 2013

ROBO DE JOYAS

EL JOYEL RICO DE LOS AUSTRIA

María Luisa Arnaiz

Oleg Babkin (fotografía)

   “El joyel rico” fue la joya por antonomasia de la Corona española hasta su desaparición tras la huida del rey José Bonaparte, a quien se le imputó su apropiación. Se trataba de un broche de oro de 20 quilates en cuyo centro tenía engarzado un diamante azul acero de 100 quilates, tallado en tabla y conocido por “El estanque”, el cual había adquirido Felipe II por 80 000 escudos de oro y mandado tallar; de él pendía “La peregrina”, perla de 58 quilates y medio en forma de pera hallada en aguas panameñas. El diamante había sido inventariado en 1808 con un valor de millón y medio de reales y se dice que pudo ser tallado en piezas más pequeñas para evitar su identificación, pero la perla, según algunos en manos de Elizabeth Taylor, fue subastada en 2011 y se vendió por 9 millones de euros. 

María Tudor, segunda mujer de Felipe II, Antonio Moro

Ana de Austria, cuarta mujer de Felipe II, Sánchez Coello

Margarita de Austria, mujer de Felipe III, Velázquez

Isabel de Borbón, mujer de Felipe IV,  Rodrigo de Villadrando

María Luisa de Orleáns, mujer de Carlos II, García Hidalgo

28 comentarios:

  1. Las joyas que han desaparecido, muy interesante. y te quería peguntar sobre tu entrada anterior (No me aparece el recuadro de comentarios) Nos contaste algo sobre el coral y el cuadro de Virgen con el Niño, Francisco Traini (Pisano), o lo he soñado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester: ninguno de estos cuadros los usé en otra entrada sobre el coral, llamada "Dentición". Si sueñas, es que tienes un don.

      Eliminar
  2. Joya inmortalizada por los retratistas, no ha imposibilitado el expolio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos podemos "verlas" en pintura.

      Eliminar
    2. Hacia mediados del siglo XIX, Estanque y Peregrina seguían en Madrid, en el guardajoyas. Los franceses no se los llevaron, desapareceron cuando el asalto a Palacio.

      Eliminar
  3. Por curiosidad, ¿se sabe en qué cuello está ahora la famosa joya?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo he leído. De todas formas podría aparecer un testaferro y bla, bla, bla.

      Eliminar
  4. Una joya al cuello equivale a una soga al cuello. Mejor que no esté en ninguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quienes lucen joyas de tal valor no lo verán así pero allá ellos.

      Eliminar
  5. No te dí las gracias por añadirme a tus círculos, y perdona por la confusión de los Campillo. Quizás sea mi sino tener este tipo de confusiones para conocer, como por casualidad, a gente nueva, que merezca la pena.
    Ahora sí: GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy encantada de haberte conocido. Bienvenida.

      Eliminar
  6. WOW...i´am speechles ,,, that´s an marvelous photo !

    Greetings

    ResponderEliminar
  7. Seguro, que conforme van los tiempos y ciertas economías, es muy posible que la joya esté en cualquier tienda de compra de oro y joyas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber dónde tienen los "tesoros" más de una cabeza coronada o no.

      Eliminar
  8. Estos pintores han retratado HISTORIA.... ¡grandiosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por más cortesanos que fueran, nos hacemos una idea de cómo le iba a la gente.

      Eliminar
  9. Pues sí, se lo llevó Pepe Botella, según parece. Y, desde luego, de "el estanque" nunca más se supo... En la actualidad no existe ningún tesoro de la corona en España, al contrario que en Inglaterra que tienen un tesoro tremendo. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una verdad: el imperio británico se enriqueció pero el español se empobreció por las grandezas de los Austria.

      Eliminar
  10. Pues por en algún lugar estará seguro. En mi casa ya te digo que no, ja, ja. No me gustan las joyas, la verdad. Es de los peores regalos que alguien puede hacerme. Disfruto con otras cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Embriagado de pasión por las joyas, ML. Feliz tarde

    ResponderEliminar
  12. Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo. Contigo, María Luisa , el conocimiento está asegurado. Una joya que no puede pender de ningún cuello.

    ResponderEliminar
  13. Esta visto que los ladrones de guante blanco siempre han (como ahora) abundado.
    ¡Si que son feas y encima con la lacra de la consanguinidad,por si era poco!
    Es una gozada leerte y aprender disfrutando.

    Que pases una agradable semana María Luisa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. La fea aunque se vista de seda... jajaja!
    Tenían que adornarse tanto, para desviar la atención de su fealdad. Pero que cosa! Una sola joyita nos resolvería la vida a varios. Qué grotesco desfasamiento de esa gente. ¿Para que les servían esas joyas? si hasta era un calvario cargarlas con su peso.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Mira como a la desnuda con tanta belleza ni quien le mire las perlas, que lo mismo da si son bisutería y a las otras feas, pues les buscamos los diamantes, aunque sea...

    ResponderEliminar