domingo, 2 de junio de 2013

METÁFORA DEL PLACER

HATHOR, BAUBO Y AMATERASU

María Luisa Arnaiz

Hamish Blakely

   Durante la misa de Pascua Florida el cura debía suscitar la risa de los fieles y para ello se servía de su imaginario sexual: utilizaba un vocabulario salaz, mostraba sus genitales y simulaba el coito. Era el “risus paschalis”, exhibición obscena documentada desde 852 que perduró hasta principios del XX. Maria Caterina Jacobelli aporta tres episodios para probar que la costumbre era de índole sagrada. A) “Papiro Chester Beatty”: “Ra, ofendido… pasó todo el día echado en su tienda... vino Hathor… se puso frente a su padre… descubrió su sexo… Y el gran dios rió”. B) “Himno” a Deméter contado por san Clemente de Alejandría: “Baubo… le ofreció un vaso de ciceón y, como la diosa lo rechazara… se levantó las ropas, empujando hacia delante sus pudendas y mostrándolas… (Deméter) sonrió”). C) “Kojiki”: Ame-no-Uzume “desató las cintas de su traje hasta los genitales… (los) kamis se echaron a reír” y Amaterasu, la diosa del sol, atraída, salió y el mundo recuperó la luz.  Aunque la teóloga cree que el “risus paschalis” es metáfora del placer sexual, la Iglesia asimiló la resurrección a las catástrofes cósmicas que codifican los textos citados (pérdida del sol, de los cereales y de la luz).

 Baubo. Museo Nacional de Dinamarca

12 comentarios:

  1. Desde luego, María Luisa, no sé de dónde sacas tanta documentación. No dejas de sorprenderme.
    Muy interesante tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guardo los libros que me han gustado. Simplemente.

      Eliminar
  2. Tus conocimientos son enciclopédicos. Gracias por compartirlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es así, he leído mucho y me agrada la divulgación.

      Eliminar
  3. Seguro que si hiciesen esos "estriptisis" se llenarían las iglesias y demás lugares de culto, jajaja.
    Curiosidades nos enseñas, maestra.

    ResponderEliminar
  4. Hay cosas que son y han sido, siempre, irrmediables, maría Luisa. Magnífica explicación de lo inexplicable para muchos. Un abrazo-e y, ya sabes, feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La explicación es sencilla y mira que fueron retorcidos.

      Eliminar
  5. Maria Luisa, qué buena eres enseñándonos algo que ni tan siguiera sospechábamos.
    Te digo como Dyhego, que algo habría que hacer para que la iglesia se vuelva algo más divertida y menos lúgubre.

    ResponderEliminar
  6. Adquirí ese interesantísimo libro hace unos años, cuando se publicó en España. Pero debo decir, con vergUenza, que no lo he leído... Con frecuencia compro libros que me interesan aunque no los pueda leer en el momento, a fin de tenerlos cuando los necesite o pueda disfrutarlos. La experiencia me ha enseñado que, si no aprovechas el momento, luego te vuelves loca para buscarlos y con frecuencia te quedas frustrada. Besazos.

    ResponderEliminar
  7. No te aflijas, a veces yo he vuelto a comprar un libro porque no doy con él.

    ResponderEliminar