jueves, 27 de junio de 2013

MINOS Y PICASSO

EL MINOTAURO

María Luisa Arnaiz

 
Dora y el Minotauro, detalle, Picasso, 1936

  Pasífae, la madre de Minotauro, al que había concebido con un toro, hechizó a su marido, Minos, por sus muchas infidelidades para que, cada vez que copulara, eyaculara serpientes, ciempiés y escorpiones. La que supo hacerse preparar por Circe un antídoto para que el semen no la dañara fue Procris, pero luego, temiendo ser embrujada por Pasífae, huyó y nunca volvió a ver al rey de Creta. Algo parecido le sucedió a Dora Maar cuando Picasso conoció a Françoise Gilot: salió para siempre de su vida. Su liaison, que había transcurrido entre dos guerras, la Civil española y la Segunda mundial, empezó cuando ella le preguntó si le enseñaría a comprender sus cuadros, ¡Oh no, de ninguna manera! Todo el mundo quiere comprender la pintura. ¿Por qué no tratan de comprender el canto de los pájaros, el secreto de las flores?, y terminó diciendo ella: “Yo no fui la amante de Picasso; él solo fue mi amo”. 

15 comentarios:

  1. De todos modos, los profanos necesitamos que nos expliquen muchas coas, qué le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Arte es emoción: la enseñanza es complementaria.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con lo que dices, que el arte debe ser emoción. Pero para tener una idea cabal de la obra, necesitamos, por lo menos yo, explicaciones. Hace unos años asistí a una conferencia en la que, al margen de otras cosas, estaban explicando un cuadro religioso de vírgenes y santas. Pues me enteré de por qué aparecían las santas con palma o sin palma, y muchos otros detalles que se me han olvidado. Si no me lo explican, yo no habría sabido el por qué de toda esa ideología. Quizás con el arte "actual" pasa igual.

      Eliminar
    3. "simbología", quise escribir.

      Eliminar
    4. Conocer las claves de los símbolos y códigos se hace imprescindible en toda representación.

      Eliminar
  2. Creo que se entendería mejor a los pájaros que las pinturas de Picasso. Ya comprenderás que no es santo de mi devoción. Mi preferido es Velázquez...
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la contestación de Pablo Picasso. El arte no necesita de explicación: o se siente o no se siente, o se disfruta o no se disfruta. Ni la música de Mozart,ni el David de Miguel Ángel pueden oírse y verse con libro de instrucciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La pintura abstracta y la surrealista, no tanto el Impresionismo, no dejan de ser cuadros que sugieren a cada cual una cosa que puede ser muy diferente. Detrás de cada lienzo de un cuadro puede haber una historia y hay muchas personas que les interesa saberlo; yo me quedo con lo que me dice mi imaginación, con los colores, la composición. la luz, el encuadre etc. Yo en mis cuadros no digo lo que me ha llevado a pintar aquella u otra escena, me gusta más escuchar al observador lo que les sugiere.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Cierto: Por que no comprender el canto de los pájaros, el lamento de un anciano o el sentido de un beso de amor.
    Precioso artículo, María Luisa.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar