miércoles, 15 de mayo de 2013

A ISIS, LA DE LOS DIEZ MIL NOMBRES

BAELO CLAUDIA, BOLONIA

María Luisa Arnaiz

Alejandro Rosemberg

   Encontré unas páginas sueltas de una revista llamada “La Esfera”, en donde leí la noticia de la inauguración de la Casa de Velázquez en Madrid “en Noviembre del año actual” (luego las hojas eran de 1928). Gracias a esta institución cultural francesa visité Bolonia, Baelo Claudia, ciudad romana cuyos depósitos de salazones me transportaron al barrio de curtidores marroquí sin otra relación que el olor “mental” que yo percibía. Allí, cerca de Tarifa, hubo una factoría del afamado ‘garum’ de los romanos que, sin ser el manjar exquisito de las matrices de cerda (“me materna gravi de sue vulva capit”, elige la de una cerda preñada, dice Horacio), no podía faltar en mesa alguna. De sus ruinas destaco el templo de Isis, a quien una devota dedicó esta inscripción: “Isis Muromem, te confío el robo del cual he sido víctima… que arrebates la vida a aquel que haya hecho o haya ocultado, o a su heredero, el robo de una manta de cama blanca, una colcha nueva, y dos cubrecamas de mi propio uso. Yo te ruego, ¡oh mi soberana!, que castigues este robo”. A tenor de la súplica y dado todo lo que nos están robando, los muros de miles de instituciones españolas, religiosas y laicas, deberían estar llenas de imprecaciones como esa.

22 comentarios:

  1. No podríamos hacerlo en una sola noche, María Luisa, ni en dos, ni en cien, pero ojalá se pudiera cumplir.
    Feliz noche

    ResponderEliminar
  2. Muros diversos deberían ser copados con esta inscripción, no tan solo en España.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Esa inscripción debe ser reciente, pues no la leí cuando vivía en la zona. He de volver a Bolonia, está claro, muy recomendable como playa y desde el punto de vista cultural por las ruinas de Baelo Claudia.
    En cuanto a Isis, qué decir... Diosa oscura y siempre amada por las mujeres.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la inscripción se llevó al Museo Arqueológico de Cádiz.

      Eliminar
  4. ¡Pobre Isis, no iba a dar abasto la buena mujer en mandar castigos a diestro y siniestro!

    ResponderEliminar
  5. La verdad que el cuadro me cautiva más que el texto, aunque realmente todo a lo que se refiere es estremecedor, lástima de Isi, desconocía esa inscripción.

    ResponderEliminar
  6. Isis,quedaria exahusta con tanto robo .
    Saludo M.Luisa.

    ResponderEliminar
  7. Uf, menudo trabajo iba a tener en nuestro país la pobre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Independientemente de los comentarios graciosos que han hecho por aquí(me han hecho reír), y a los que podría sumar unos cuantos referidos a mi país(Argentina), en el que, sin dudas, también le daríamos mucho trabajo a Isis; debe haber sido muy atractivo para ti leer un ejemplar de "La esfera", esa revista tan innovadora para su época, y juzgar su contenido hoy, sobre temas trascendentes de hace 80 años atrás. me gustó tu artículo. Saludos María Luisa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontrar algo en los “tesoros” de los chamarileros me atrae.

      Eliminar
  9. Lo malo es que pocas instituciones quedan que escuchen esas posibles protestas.Las religiosas,ya se sabe,a muerte con el ejecutivo y las laicas,casi todas ya privatizadas...lo tenemos crudo.
    El cuadro,magistral.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cuestión de creer que se puede denunciar cómo nos atropellan.

      Eliminar
  10. Pues... ¿a qué esperamos?.
    Por cierto la pintura es una belleza absoluta y perfecta.
    Besos imprecados.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué maravilla en el mar de la Tarifa romana!, es uno de los lugares en los que me he sentido más cerca de Roma, incluso más que en la propia Roma.

    ResponderEliminar
  12. El paraje es uno de los "descubrimientos" que permanece en mi retina.

    ResponderEliminar