miércoles, 26 de junio de 2013

ASESINA BÍBLICA

DÉBORA Y JAEL

María Luisa Arnaiz

Mujer hebrea con los atributos de Jael, Bartolomeo Veneto

   En el capítulo cuarto de “Jueces” se puede leer que Jehová utiliza a Débora, gobernadora de Israel, como pitonisa para que su pueblo alcance una victoria. Ella llama a Barac y le dice: “Ve, junta a tu gente… y toma contigo diez mil hombres… y yo atraeré hacia ti… a Sísara… con sus carros y su ejército, y lo entregaré en tus manos...  mas no será tuya la gloria de la jornada… porque en mano de mujer venderá Jehová a Sísara”. ¿Y qué ocurrió? Que Jabín, rey de Canaán, fue vencido y Sísara fue a refugiarse a la tienda de Jael, mujer de Heber, que le dijo: “Ven, señor mío, ven a mí; no temas”. Él le pidió agua, ella le ofreció leche y lo tapó para que reposara. Antes de dormirse, le rogó que se apostara en la puerta y no le dijera a nadie que estaba allí. Al poco Jael cogió un martillo y lo mató clavándole una estaca en la cabeza. Así se cumplió la profecía del vengativo Dios. 

4 comentarios:

  1. ¡Anda que no hay crímenes espantosos en la biblia! Me recuerda a las películas "gore".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pintores recrearon la historia a gusto aunque yo elegí un cuadro aséptico.

      Eliminar
  2. Miedo da saber cual es la forma en que se cumplieron las profecías, María Luisa.
    Me encantan estos relatos.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar