viernes, 15 de febrero de 2013

VAMPIRIZAR

MONSTER HIGH

María Luisa Arnaiz

René Zwaga

   Cuando mi nieta me habló con su lengua de trapo de las ‘monster high’, no podía creer que hubiera muñecas como una Draculaura. No sé si la excelente novela de Stoker se habrá trivializado pero comprobé que en el parque todas las niñas querían ser el personaje nombrado: gesticulaban a lo Drácula, suplían la sangre con papeles rojos de la merienda, sabían que un “collar” de ajos… Asustaban. En cuanto les dije, creyendo en una infancia ya curada de espanto, que les iba a contar una historia de brujas chupadoras de sangre, se acercaron y vi que la imaginación seguía su curso normal. Al poco se apretaban con miedo. Lógicamente no les hablé de las estriges -‘strix’, ave que bebía la sangre de los niños y de la que escribe Covarrubias: Dicen ser unas aves nocturnas, infaustas y de mal agüero, que naturalmente apetecen el cebarse en la sangre de los niños tiernos, y por su semejanza llamaron a las brujas striges; y dijéronse así ab stridendo, porque el sonido que hacen no es canto, sino un estridor, como cosa que rechina”-, ni de las acusaciones que se hicieron contra los judíos en el sentido de que sacrificaban a niños cristianos para beber su sangre, pero les aseguro que la atracción por lo truculento está instalada en criaturas de cuatro años. El mercado lo sabe.

20 comentarios:

  1. Es posible que estas criaturas se estén auto-vacunando intuitivamente para poder soportar la visión de los telediarios y los "partes" de las striges gubernamentales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las vacunas se las ponen sus padres y quedan tan lejos los efectos…

      Eliminar
  2. ¿Te acuerdas de cuando nos asustaban con el tío Mantequero? Qué oscuro y qué miedo daba.
    Creo que el tío mantequero de hoy en día son los mercados. Con sus uñas alargadas y sus ojos saltones.
    Yo me pienso que las niñas de hoy no tienen tanto miedo.
    Y que todos los miedos nos los inculcaron a nosotras.
    Qué buena escritora eres.
    Besos de la encantá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para meter miedo en la España franquista y católica se nos contaba cada cosa…

      Eliminar
  3. A los niños les están haciendo insensibles a tantísimas cosas que a los adultos aún nos espantan!!! Mh! ¿Qué tanto les afectará? Por un lado sobreviven a la realidad con toda naturalidad... pero... seguirán la tendencia, cuando a mi parecer debiérase revertir. Lo bueno (aunque irresponsable) ya no lo veré.
    Besos!!!
    p.d. poniéndome al corriente, que estuve ausente unos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que se sobrevive pero no sabemos con cuántas heridas.

      Eliminar
  4. Hoy los chiquillos estan vacunados de espanto.Somos nosotros los sufridos adultos las autenticas y genuinas victimas,un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda los hay, pero ¿cómo se les inocula la maldad?

      Eliminar
  5. Pues los niños del mañana no se como reaccionaran, ni que les impacta o les dá miedo. Hoy comen mientras en la tele pegan un tiro en la cabeza de una persona, y juegan a reventar a muertos vivientes, o atropellar ancianos. No se en que puede quedar su sensibilidad futura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las “escuelas” televisivas y de juegos en pantalla son terroríficas. Ya no se conforman con “Juan sin miedo”.

      Eliminar
  6. Voltando as atividades na blogosfera!
    Como diz um ditado popular por aqui, criança é tão esperta que descobriu que o pé do Diabo era redondo. Risadas.
    Abraço

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. El afán descubridor de los niños es ilimitado.

      Eliminar
  7. Doy fe, Maria Luisa. Mi experiencia actual, con cuatro nietos de mi único hijo, lo avala.
    Un abrazo-e.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco veo "sus" dibujos en la tele pero a veces me he pasmado y, al querer pasar: "no, abuela..."

      Eliminar
  8. What a beautiful blog you have. I love the portrait painted by Rene Zwager, he is amazing! Thank-you for joining my blog and I joined you too!

    ResponderEliminar
  9. No creo que los niños de ahora sean tan diferentes a los de antes. También a mi de pequeña me gustaban los cuentos de miedo. Todavía me acuerdo que me levantaba de la cama para ver a escondidas ese programa de Narciso Ibáñez Menta. ¿Historias para no dormir? Puede que ese fuese el título

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo emocionante, si prohibido, es más atractivo pero ahora los niños conocen imágenes a las que no se tenía acceso en otros tiempos.

      Eliminar
  10. La curiosidad infantil creo que no ha variado mucho, lo que sí ha variado son los "personajes" que producen esas sensaciones de terror y que tanto atraen en la infancia.
    Gracias por seguir mi blog.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo y “ven” personajes espeluznantes como si nada.

      Eliminar