sábado, 2 de febrero de 2013

¿POR QUÉ SAN VALENTÍN?

LUPERCALES

María Luisa Arnaiz

Santiago Carbonell

   Las lupercales eran unas fiestas que se celebraban el quince de febrero en Roma y se realizaban en el Lupercal, una gruta donde, según Valerio, Acca Larencia, una prostituta de sobrenombre Lupa -‘lupanar’-, recogió y amamantó a unos gemelos, Rómulo y Remo, los fundadores del pueblo romano. Varrón dice que las lupercales eran purificadoras y Ovidio, fertilizadoras. En su ritual los lupercos, vestidos con un taparrabos y empuñando el cuchillo ensangrentado con que acababan de inmolar una víctima, agitaban un látigo hecho con tiras de la cabra sacrificada y recorrían las calles amenazando a los hombres y zurrando a las mujeres, que creían que los trallazos las harían concebir (recuerdan a las botargas españolas). En el año 392 el emperador Teodosio declaró ilegal el paganismo. Aunque las lupercales carecían ya de significado religioso, el papa Gelasio I las prohibió por su marcado carácter sexual, no obstante, en un acto de sincretismo religioso instituyó en fecha vecina la fiesta de san Valentín para festejar el matrimonio cristiano: su fin, procrear.

16 comentarios:

  1. Pues, ¡viva la ardiente Lupa! y ¡abajo el gélido Gelasio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión era controlar las conciencias. ¡Puaf!
      Besos.

      Eliminar
  2. Super interesante, conocía las lupercales, pero no se me ocurrió relacionarlas con el San Valentín. Bss.

    ResponderEliminar
  3. Intenso a más no poder el antecedente... entonces no fue loba? ¡no te digo! que por todos lados nos cambian las versiones.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ves, de Lupa (loba), y de ahí la leyenda.
      Besos.

      Eliminar
  4. Hoy gracias a ti aprendí de donde viene la palabra lupanar. Gracias por ello.


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El origen de ciertas palabras es muy curioso.
      Besos.

      Eliminar
  5. buenos dias , y una lección mas de historia ! besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se acerca el día comercial de los enamorados, lo recordé.
      Besos.

      Eliminar
  6. Una entrada magnífica. ¡Hay que ver de cuantas festividades paganas se apropió el cristianismo!

    Saludos, Ann@

    ResponderEliminar
  7. ¡Precioso blog amiga! Gracias por seguirme, yo también me quedo por aquí. Un saludo desde Granada.

    ResponderEliminar
  8. Introducir la etimología en tu reportaje me gustó.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Reconozcamos una cosa, la voracidad eclesiástica para cristianizar las celebraciones más populares, es un modo muy inteligente de obtener adeptos. Estrategia no faltaban a los dirigentes de esa primera iglesia oficial, muchos de ellos con la misma fe cristiana que cualquier romano del siglo I antes de Cristo. Pero había que vivir, y había que vivir dentro de la élite dirigente.

    ResponderEliminar