viernes, 1 de febrero de 2013

PECADOS

CONFESIÓN

María Luisa Arnaiz 

Alexander Shubin

   “Padre, me acuso de acostarme con usted.” Al otro lado de la rejilla del confesionario se oyó un rebullir de reglas y contrariedades. “¿Te arrepientes, hija?” “Sí, padre.” “Pero ¿te arrepientes de verdad? Ya sabes que Dios Nuestro Señor lo ve todo y a Él no puedes engañarle como a mí”. “Sí, padre.” “Piénsatelo bien antes de decirlo.” “Sí, padre.” En la oscuridad del confesionario se ahogaron unos resoplidos de resignación. “Ego te absolvo a pecatis tuis y no te olvides de volver la semana que viene.”
Luciano G. Egido

20 comentarios:

  1. El párroco de mi parroquia, el que me dio la primera comunión y luego la confirmación, todas las noches salia a buscar gente necesitada y repartía lo que tenía, sin una peseta en el bolsillo regresaba a su casa donde le esperaban seis hijos y la madre que los parió.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jajaja sinceramente muy bueno. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El autor, un reconocido profesor universitario, nos sorprendió.
      Besos.

      Eliminar
  3. De cine, me he reído un rato, Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia también tiene que ocultar como el Gobierno.
      Besos.

      Eliminar
  4. Jajajaja, pero seguro que volverá a repetir que para eso están las oraciones después del arrepentimiento.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cristianos lo tienen fácil: nunca pagan nada. Siempre son perdonados.
      Besos.

      Eliminar
  5. Por mucha paloma que lleve entre las manos la feligresa me parece toda una loba. Pobre padre, que no supo vencer a la tentación sino cayendo en ella.
    ¿Quién no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No iba mal el pintor: la paloma es símbolo de Afrodita.
      Besos.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Si no se les exigiera castidad, no se abrasarían.
      Besos.

      Eliminar
  7. jajajaja, aprace un chiste , pero real como la vida misma....la humanidad qué hipócrita que somos !
    no se salva ni el clero ! la chica de la foto que guapa !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza no se contraviene en vano. Mejor reír.
      Besos.

      Eliminar
  8. Subliminal o no tanto, hipocresía social y apostólicamente romana. MB.

    ResponderEliminar
  9. La doble moral de la Iglesia....!
    Mis felicitaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Sin duda. Por más que presente la cara buena, ahí está todo lo que tapa.
    Besos.

    ResponderEliminar