domingo, 3 de febrero de 2013

...DE PLACER

CUANDO FLORECE EL SERBAL

María Luisa Arnaiz 

Kerry Brooks

Cuando florece el serbal
llega a ratos su perfume
               a mi ventana,
sobre todo al atardecer y después de la lluvia.

Los árboles están a unos minutos,
en la calle, doblando la esquina...
Y este año, antes de que pudiera acercarme a ellos,
los mirlos, con alboroto,
picotearon sus frutos rojos.

Sin embargo, cuando bajo los mismos árboles
aspiro su perfume,
la vida en torno a mí
                se comba de placer,
como si me acariciaran
las tiernas manos de una mujer.

Jaroslav Seifert

22 comentarios:

  1. No existe mejor caricia que la de una pluma bien empleada. Bss.

    ResponderEliminar
  2. Un poema precioso que va dejando su cadencia en nuestra retina suavemente.
    La fotografía delicada.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un árbol coqueto para un poema lindo. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  4. ¿Es la piracanta?... Con razón le dieron el Nobel, nosotros nos comíamos puñados cuando niños y nunca percibimos ese perfume tan perturbador, ni que se nos combara la vida, ni nada... y los pajarillos que deambulaban, tampoco, andaban de lo más normalitos, jajaja.
    Besos.
    p.d. Bellísima composición: foto y poema!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conque compitiendo con los mirlos, ¡menuda pandilla! Mi padre me enseñó “serbal” y ahora tú, “piracanta”.
      Besos.

      Eliminar
  5. Estos versos encierran la MAGIA (gotas de ella) de la POESÍA.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Passando para visitar desejar uma boa semana.
    Gostei post.
    Estou esperando vc me visitar http://3fasesdalua.blogspot.com

    Bjs

    Selma

    ResponderEliminar
  7. Me parece un hermosísimo canto a la fuerza de la vida: la que estalla fuera y la que nos estalla dentro. ¿Qué otra cosa es el erotismo?

    ResponderEliminar
  8. Sobre la materia que inquieres tenemos que hablar.
    Besos.

    ResponderEliminar