lunes, 10 de junio de 2013

QUE LA POBREZA SUBA HASTA EL GOBIERNO

APOLOGÍA Y PETICIÓN

María Luisa Arnaiz

Gerardo Feldstein

¿Y qué decir de nuestra madre España,
este país de todos los demonios
en donde el mal gobierno, la pobreza,
no son, sin más, pobreza y mal gobierno,
sino un estado místico del hombre,
la absolución final de nuestra historia?
De todas las historias de la Historia
la más triste sin duda es la de España
porque termina mal. Como si el hombre,
harto ya de luchar con sus demonios,
decidiese encargarles el gobierno
y la administración de su pobreza.
Nuestra famosa inmemorial pobreza
cuyo origen se pierde en las historias
que dicen que no es culpa del gobierno,
sino terrible maldición de España,
triste precio pagado a los demonios
con hambre y con trabajo de sus hombres.
A menudo he pensado en esos hombres,
a menudo he pensado en la pobreza
de este país de todos los demonios.
Y a menudo he pensado en otra historia
distinta y menos simple, en otra España
en donde sí que importa un mal gobierno.
Quiero creer que nuestro mal gobierno
es un vulgar negocio de los hombres
y no una metafísica, que España
puede y debe salir de la pobreza,
que es tiempo aún para cambiar su historia
antes que se la lleven los demonios.
Quiero creer que no hay tales demonios.
Son hombres los que pagan al gobierno,
los empresarios de la falsa historia.
Son ellos quienes han vendido al hombre,
los que le han vertido a la pobreza
y secuestrado la salud de España.
Pido que España expulse a esos demonios.
Que la pobreza suba hasta el gobierno.
Que sea el hombre el dueño de su historia.

Jaime Gil de Biedma, “Apología y petición”

14 comentarios:

  1. ¡Cuánta razón lleva mi admirado Gil de Biedma!
    Un poema dedicado a los malos gobiernos que, seguramente, su sobrina Esperanza Aguirre y compañía o no han leído o han obviado.
    No sé si el poeta llegaría a pensar que cincuenta años después de escribirlo estaría de plena actualidad.

    ResponderEliminar
  2. Daría igual de qué poema, ensayo u obra literaria se echase mano; la historia siempre se repite, y sólo cambia el decorado: el hombre y la mala leche, son lo mismo.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. También lo decían de Mio Cid, qué buen vasallo si hubiera buen señor.

    ResponderEliminar
  4. Hace escalofrios ,perciviendo como esta cavalgando a toda velocidad ,llamando a nuestras puertas.
    Saludos M.luisa..un buen post.!!

    ResponderEliminar
  5. Un poema que podría haber sido escrito desde el principio de los tiempos. Ahora está en carne viva. Un abrazo y felicidades por esa Bidebarrieta tan hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que no lo quiera ver ¡allá con su ranciedad!

      Eliminar
  6. Me ha sobrecogido hondamente, Maria Luisa. Qué grande Gil de Biedma. Iba a decir que se adelantó a su tiempo, pero qué va. El tiempo de D. Jaime y el nuestro es el mismo. No ha cambiado nada.
    Dolor y más dolor.

    ResponderEliminar
  7. Siendo gente de la generación del 50, lo que cuenta parece de esta tarde, mismamente, María Luisa.

    ResponderEliminar
  8. Los clarividentes han existido, basta reconocerlos.

    ResponderEliminar