lunes, 11 de marzo de 2013

AMULETOS

HEREDEROS

María Luisa Arnaiz 

Ana de Austria, Pantoja de la Cruz, 1602

      Ana, la mayor de los hijos de Felipe III y Margarita de Austria, como era costumbre dada la mortalidad infantil, llevó amuletos cristianos, dos cruces más dos relicarios, y el llamado cordón apotropaico con los paganos: un colgante de cristal de roca para favorecer la leche materna, una mano itifálica o higa de azabache contra el mal de ojo y un cascabel y una campanilla para ahuyentar a los malos espíritus. En la mano derecha porta una ramita de coral para preservar su vida y en la izquierda una pulsera con un colmillo de jabalí para proteger la dentición. La descendencia de su hermano, Felipe IV, se malogró: el primer heredero, Baltasar Carlos, parido por Isabel de Borbón murió ocho días antes de cumplir los diecisiete años; el segundo, Felipe Próspero, parido por su sobrina Mariana de Austria, murió a los cuatro años cinco días antes de que naciera el tercero, Carlos II, con quien acabó la dinastía Austria en España. Uno de los amuletos atávicos que ambos retratados llevan es la higa (‘ficum’, higo, metáfora del sexo femenino), combinación de pene y ‘mulo’ -genitales femeninos- cuya imagen es un puño del que asoma el dedo pulgar -pene- entre el índice y el mayor -vulva-.

Felipe Próspero, Velázquez, 1659

28 comentarios:

  1. ...y el perro en el trono: ¡Bravo por Velázquez!

    ResponderEliminar
  2. Bonita pintura de nuestros pintores , besos.

    ResponderEliminar
  3. Los amuletos no están mal si son bonitos y decoran, aunque servir, servir, no creo que sirvan de nada. Desde luego a su hermano Carlos II, que ni le sirvieron para acrecentar su escasa inteligencia ni su salud y, por supuesto, la higa no obró milagros en su esterilidad.
    Lo que no sé es cómo podía moverse con tanta "chatarra".
    Un abrazo de la suerte.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la identificación de los amuletos. Los romanos daban a los niños los sonajeros precisamente para ahuyentar a los malos espíritus. Seguimos teniendo muchas creencias atávicas, creo yo.Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Recuerdas los evangelios para bebés? O sea, la ‘bulla’ romana.

      Eliminar
  5. Buena información sobre los amuletos, el uso de algunos seguro que han llegado hasta nuestros días. Hay tradiciones y costumbres como los pendientes o el color azul, que siguen vigentes. Gracias y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También los colores son arbitrarios, pero si “se cree”…

      Eliminar
  6. E quem nunca carregou pelo menos um amuleto? Bela postagem, lindas pinturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo en “poderes” de ningún tipo. Así soy.

      Eliminar
  7. Eso de los amuletos aún se conserva en algunas zonas rurales.
    Pero a los Austrias no había amuleto que los preservara.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La falta de cultura trae la superstición pero los placebos “sanan”.

      Eliminar
  8. Con tanto cascabel y campanilla me has dado una idea para mi nieta. No le librarán de ningún mal, pero sabremos donde está haciendo maldades. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serán cosas de niños, aun así habrá que vigilarlos.

      Eliminar
  9. Pobrecita .. cuánto peso inútil llevaba siempre encima!!

    Un enorme y cálido abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me maravillas, MARÍA lUISA. ME HA IMPRESIONADO ESTE TEXTO Y LAS IMÁGENES, CLARO. tendré que pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te daré una dirección para que “veas”.

      Eliminar
    2. Gracias, ML, visto y republicado. Eres genial.

      Eliminar
    3. Ya te preguntaré sobre ese tipo de blog.

      Eliminar
  11. Maria Luisa, estoy llena de admiración por ti de lo documentada que estás y cuanto sabes.
    Te felicito pr ello.
    Tus entradas son una gozada para el intelecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que saber que simplemente he leído bastante.

      Eliminar
  12. Todos esos amuletos y más nos van a hacer falta para salir de donde estamos metidos.

    ResponderEliminar