domingo, 24 de febrero de 2013

CONTRA EL CUERPO

SEXTO MANDAMIENTO

María Luisa Arnaiz 

Colorful Explosions of Patriotism, Yocky Zang

   El cartel “Vive la France” de Pierre & Pilles, distribuido en Viena con motivo de la exposición “Hombres desnudos” fue censurado en octubre a petición de los ciudadanos; la corrección estribó en superponer a los tres hombres representados una banda roja en donde imaginan. “Hay gente que no soporta ver un ser humano desnudo y eso se debe respetar” alegó el portavoz del Museo Leopold. Allí donde la Iglesia se entremetió, su huella se nota tanto que la gazmoñería y la pacatería relegan al cuerpo a resucitar en celestes regiones. Pero, claro, no se puede obviar lo que mucha gente sabe: la naturaleza es flaca. “La Repubblica” empezó a publicar el jueves un informe de los cardenales Herranz, Tomko y De Giorgi al dimisionario Papa, en el que aseguran que el mal de la Curia “gira en torno al incumplimiento del sexto y el séptimo mandamientos (no cometerás actos impuros, no robarás)” y citan una red de intercambio de favores sexuales entre seminaristas, laicos y prelados (dejo para otra ocasión lo referente al banco vaticano). Es sabido que para Roma darse al amor siempre fue falta de autodisciplina y, como lo asimiló a la ‘cáritas’ (“caritate patriae”, por amor a la patria), una de sus primeras tareas fue fomentar la represión del individuo. Sometiéndolo, crecía su poder.

18 comentarios:

  1. Es posible que logremos saber la verdad sospechada. Pero no es probable.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los trapos sucios de la Iglesia se guardan a buen recaudo.

      Eliminar
  2. Nunca saberemos de fato. Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los secretos de la Iglesia están bien custodiados.

      Eliminar
  3. "Hay gente que no soporta ver a un ser humano desnudo..." Claro, prefieren verlo uniformado, numerado, sometido, culpable, obediente y dispuesto a masacrar mentes y cuerpos en el nombre de dios. Difícilmente podrá la hipocresía alcanzar mayores cotas. ¡Canallas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sotanas, los hábitos, los uniformes, maceran la carne.

      Eliminar
  4. Tampoco debríamos sorprendernos demasiado. La Iglesia, ya desde la Edad Media, siempre ha predicado una cosa y ha hecho lo contrario. Con las bulas, la confesión y el cumplimiento de una "penitencia", todo arreglado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arrogándose el poder, hace y deshace a su conveniencia.

      Eliminar
  5. Para la iglesia y las religiones sólo tengo una frase: Las mayores atrocidades que la humanidad a conocido se han cometido, todas, en el nombre de algún Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tienes porque un dios se inventa para algo.

      Eliminar
    2. Esto me recuerda otra frase: ¿Hizo Dios al hombre a su imagen y semejanza? No, el hombre hizo a Dios a su interes y beneficio.

      Eliminar
  6. Me estomaga todo lo que huele a iglesia, mejor dicho, a incongruencia.

    Bellas imágenes en tu blog, gracias por enlazar el mío.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A una multinacional que gestiona el más allá le da igual lo que pensemos.

      Eliminar
  7. La censura, venga de donde venga, es espeluznante. Pero si le sumamos la hipocresía de la Iglesia me quedo sin palabras para definir lo que me provoca.
    ¡Cómo no voy a quererme hacer apóstata!
    Saludos

    Pdt: A parte de todo, la foto me gusta muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo apostaté hace años, no es tan difícil. Los impresos para la solicitud los obtuve en el ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid.

      Eliminar
    2. Su objetivo número uno es controlar las conciencias. ¡Puaf!

      Eliminar
  8. Les está bien empleado cuanto les pasa por haber sido ellos quienes demonizaron el sexo como uno de los peores males de la humanidad. Y la Humanidad les creyó. Cuando el acto sexual es el origen de la vida y el más puro de todos los actos que el ser humano y la naturaleza puedan realizar.
    Cuanto sufrimiento no habrá causado la Iglesia por esta razón.
    Decía Esther Tusquest que algún día la humanidad le pedirá responsabilidades a la iglesia por todo el sufrimiento que nos ha procurado por esta causa.
    Creo que ese día aún queda muy lejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sabemos de ella es bien poco en comparación con los secretos vaticanos.

      Eliminar