lunes, 25 de febrero de 2013

SEXUALIDAD DESORDENADA

LA MUJER SALVAJE

Mar Luisa Arnaiz 

La dama del unicornio, Rafael

   Como la imagen de la mujer salvaje era objeto de deseo y gozaba de gran estima, hubo que hallar el modo de contrarrestar su atracción para hacerla repulsiva y se encontró en un jardín con la figura de una delicada doncella junto a un ser fantástico: el unicornio. La imagen no fue caprichosa sino que se creó con la doble intención de ser símbolo del ‘deseo sublimado’ y de la ‘encarnación’ cristiana: aprovechando la similitud entre el cuerno y el pene enhiesto, se daba a entender que la mujer virtuosa domina el deseo sexual, que la concepción tiene que ser legítima, y que la castidad es el estado perfecto. En el imaginario colectivo se imprimieron las nociones de pureza y castidad: los tronos aseguraban la legitimidad de la descendencia y la Iglesia hacía frente a la sexualidad “desordenada” que la salvaje excitaba, controlando las conciencias. En las Letras españolas apareció la “serrana”, a la que el marqués de Santillana idealizó: ‘Donosa / …¿dónde es la vaquera / de la Finojosa? / …‘bien entiendo / lo que demandades’; el Arcipreste de Hita la mostró terrenal: ‘Luchemos un rato / …quítate de encima el hato’. / …tuve que hacer cuanto quiso / ¡creo que me fue barato!

La Virgen y el unicornio, Domenichino

26 comentarios:

  1. Pues conmigo no ha funcionado el ardid: me gustan ambas, la mujer salvaje y la delicada doncella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas son las dos caras que se enseñaron a la mujer.

      Eliminar
  2. Ja, ja, recuerdo (creo que es una de esas serranillas o, en todo caso, un poema de esa época) cómo una doncella que había sido recogida por un caballero y viajaba a su grupa se reía, al llegar a su destino, de que el caballero hubiera estado a solas con ella y no hubiera aprovechado para amarla. ¿Por qué será que me gustan esas "perversillas" que saben burlarse? Muy interesante el post. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablas del romance “De Francia partió la niña”. Muy bien traído.

      Eliminar
  3. Sin duda alguna es un cuadro rebosante de simbolismo. La perla que pende del colgante de la supuesta Maddalena Strozzi, creo que también podría ser una dualidad de pureza y sexualidad.
    Hasta Julio Cortazar le dedicó unas bellas palabras: "Lo que esta mujer sostiene en sus manos es la copa misteriosa de la que hemos bebido sin saber, la sed que hemos calmado por otras bocas, el vino rojo y lechoso por donde salen las estrellas, los gusanos, y las estaciones ferroviarias".

    ResponderEliminar
  4. Lo quieran o no, la Mujer es la Vida, el origen, la provocación, el estampido, el agua, la Tierra, la promesa, el destino y tantas cosas más. Es por que eso la iglesia la ha maltratado, al ser toda hombres tenían miedo de que les quitara el poder.

    El hombre también, pero de otra manera.

    ResponderEliminar
  5. Esa simbología del unicornio y una mujer me parece fascinante.
    Es un gustazo leerte, querida Marisa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La imagen del unicornio, per sé, en cierto lenguaje esotérico "pineal" podría venir de penenalto. Bss.

    ResponderEliminar
  7. E muitas das resposta que deveríamos dar , já foram concretizada. E como disseram aí em cima é só saber ler Maria Luisa.
    Ps. A segunda imagem não está aparecendo, verifique, pode está em parão diferente que o Google aceita.
    Abraço

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con imágenes aprendía la gente (la pintura sí está en Google).

      Eliminar
  8. Siempre he preferido la naturalidad del Arcipreste de Hita. El unicornio de Domenichino no está tan domesticado, diría yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la frescura del arcipreste. ¿Se puede domesticar la fantasía?

      Eliminar
  9. preciosas pinturas, me encanta estos cuadros que en los dos se hace ver el unicornio, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, sobre todo la de Rafael es magnífica.

      Eliminar
  10. Gracias por esos cuadros y por tú inigualable relato que le da mayor esplendor a cualquier manifestación artística. Ay qué bello!!! Mosa tan fermosa, non vi en la frontera, como una vaquera... faciendo la via del calatraveño... En secundaria me enamoré de esos versos. Los recitaba en el trayecto a casa, me sentía tan culta y tan... pues yo era esa fermosa! Jajaja. Y los amigos me sentían tan loca! jajaja. Me trajiste una escena muy divertida de mi niñez.
    Miles de besos, eres maravillosa fermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto “verse” de nuevo recitando viejos poemas. Lástima que ya no se aprenda a recitar.

      Eliminar
  11. Me gusta la forma que usas en las pequeñas y deslumbrantes clases -además de divertidas-, que regalas en tu blog, al que llegué gracias al azar que gestiona la "Alerta de Google" suscrita por mí hace un año sobre la palabra "sexualidad". Y picoteando este y otro de tus post -de los que has subido este año, disfruté descubriendo como "cocinas el Conocimiento", mi plato favorito en esta Tercera Edad de la que también gozo. Quisiera decirte más cosas, pero quiero emular la perfección de tu brevedad y solo me daré el lujo de agregar una cosa más. El mes pasado apareció publicada -en la editorial virtual United Pc-, la primera de mis obras literarias que decidí hacer públicas. El título lo dice casi todo del tema: Experimento, Ella y Él completamente solos. Y aunque esa combinación de palabras sugieren solo una dirección del pensamiento, la tripa contenida en el texto es, sobre todo, mezcla de muchos tejidos -¡como en el cuerpo humano y en la compleja, aunque aparentemente simple, sucesión de todas las noticia que tú anuncias. No confieso que me gustaría lo leyeras porque con lo que dicho ya lo sabes. Y sabes también que no soy vendedor de mercancías intangibles. Si te anima el enigma y me desafías a que te lo envíe -eso sí, en soporte virtual pues no tengo para más-, dímelo mediante mi cuenta de correo -lazaroburía@gmail.com-, en la cual ya he sumado la tuya pues soy hombre de fe -¡lo dice mi madre desde sus 91 años cumplidos, no yo, pues me gusta más el apellido "Sapiens"-, y tengo bien aprendido aquello de " ...nunca se sabe ...".

    Te felicito, María, llena eres de gracia y la derramas muy bien en tu blog.

    LB

    ResponderEliminar
  12. Agradezco sus palabras, de las que no he sido consciente hasta hoy.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno el artículo!!! Me gusto mucho!

    ResponderEliminar