sábado, 23 de febrero de 2013

TAL VEZ, VALIENDO…

SUCESO

María Luisa Arnaiz

Douglas Hofmann

Bien est verté que j'ai amé
et ameroie voulentiers...

François Villon
                                                
                                                Tal vez, valiendo lo que vale un día,
                                                 sea mejor que el de hoy acabe pronto.
                                                 La novedad de este suceso, de esta
                                                 muchacha, casi niña pero de ojos
                                                 bien sazonados ya y de carne a punto
                                                 de miel, de andar menudo, con su moño
                                                 castaño claro, su tobillo hendido
                                                 tan armoniosamente, con su airoso
                                                 pecho que me deslumbra más que nada
                                                 la lengua... Y no hay remedio, y le hablo ronco
                                                 como la gaviota, a flor de labio
                                                 (de mi boca gastada), y me emociono
                                                 disimulando ciencia e inocencia
                                                 como quien no distingue un abalorio
                                                 de un diamante, y le hablo de detalles
                                                 de mi vida, y la voz se me va, y me oigo
                                                 y me persigo, muy desconfiado
                                                de mi estudiada habilidad, y pongo
                                                cuidado en el aliento, en la mirada
                                                y en las manos, y casi me perdono
                                                al sentir tan preciosa libertad
                                                cerca de mí. Bien sé que esto no es sólo
                                                tentación. Cómo renuncio a mi deseo
                                                ahora. Me lastimo y me sonrojo
                                                 junto a esta muchacha a la que hoy amo,
                                                a la que hoy pierdo, a la que muy pronto
                                                voy a besar muy castamente sin que
                                                sepa que en ese beso va un sollozo.

 

Claudio Rodríguez, “Alianza y Condena”, libro tercero

16 comentarios:

  1. Que emocionante , leer ,estos versos , como sale el alma y los sentimientos de un hombre a flote..que reconocimiento de su ser . y de esa muchachita . que se los despierta...y como el , se contiene .. precioso !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De parte de la cantada me recordó la malicia de la adolescencia.

      Eliminar
  2. Precioso... sí!
    Un hombre que ama y se contiene por un amor tan imenso....
    Lindo el poema y la imágen la bien representa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dice el yo poético electriza a cualquiera.

      Eliminar
  3. Un mensaje romántico con una hermosa joven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las emociones van subiendo el tono conforme avanza el poema.

      Eliminar
  4. La bohemia de principios del siglo XX...he hallado el vaho modernista y algo que beber de aquella época evocada en mis sueños, sueños donde están presentes la comunicación, la pintura, el papel y la pluma. Los principios de cualquier movimiento rompedor son recordados siempre con nostalgia, aun sin haberlos vivido. Lástima que aquel ambiente de ayer mágico solo quede presente en el postergado decorado histórico de alguna biografía cinematográfica.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El color sepia guarda muchos suspiros anegados en nostalgia.

      Eliminar
  5. La lucha interna que tantas vecces se da, de la cual el desenlace es insospechado, a menudo, incluso para las partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La del poeta es valerosa: ser rechazado o ignorado y cantarlo es subyugante.

      Eliminar
  6. Cómo situarse ante la belleza. Ojalá los "constructores", que han arrasado y violado las costas y los campos de nuestro país, hubieran mostrado semejante sabiduría y sensibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admitir lo natural y defenderlo sin complejos es de sabios.

      Eliminar
  7. Precioso poema…lastima de amores con vigencia…

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor, si no encuentra correspondencia, hace sufrir siempre.

      Eliminar
  8. que placer pasar por tu blog Me lleno de sentimientos
    miles de besos

    ResponderEliminar