lunes, 18 de febrero de 2013

MUJERES TONTAS

ALÓFONO

María Luisa Arnaiz 

Brita Seifert

   En contra de lo que muchos creen, en Murcia sí pronunciamos la ese. ¿Cómo? Haciendo un alófono (variante de un mismo fonema), de lo contrario no distinguiríamos entre singular y plural. La que parece no distinguir entre «defender» (“alegar a favor de alguien”,) y «justificar» (“probar la inocencia de alguien en lo que se le imputa o se presume de él”) es Carmen Rigalt, cuyo artículo “Por gilipollas” he leído hoy. Aparte de confesarse conceptualmente idéntica a Ana Mato bajo ese vulgarismo y evitar el contagio con Isabel Pantoja y Cristina de Borbón, dice que le apetece “justificar” a la ministra por “solidaridad gilipollas”, palabra terminada en ese, singular y plural. Para probar la inocencia de la ministra, esta singular periodista no usa “razones convincentes, testigos o documentos” como dice el DRAE de «justificar», sino que expone que pertenece “la casta de mujeres pánfilas que no sabe ni cuánto ingresa ni cuánto gasta” y emplea el plural de modestia en su conclusión: “las mujeres que no sabemos sumar y hemos vivido de espaldas a las cuentas estamos incapacitadas para ser ministras”. Me ha recordado al obispo del XVI Antonio de Guevara: “El oficio del marido es buscar dineros y el de la mujer no malgastarlos… El oficio del marido es saber bien hablar y el de la mujer preciarse de callar”.

19 comentarios:

  1. Genial, ML. la cita del Obispo Guevara, ................. una joya de museo. "Acho"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pensar que todavía la letra es actual para la Católica…

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Y no habrán sido pocas las que también se hayan identificado con la periodista.

      Eliminar
  3. No he leído el articula, ya no me interesa. La cita del obispo es genial si me llamara Antonio o Pedro. Y tu entrada como siempre, estupenda. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Passando por aqui para deixar o meu abraço, amiga Luísa.
    Um abraço. Tenhas uma linda semana.

    ResponderEliminar
  5. No he leído el artículo al que te refieres, pero solo con tu resumen quedo pasmada. Siempre se descubre a alguna gilipollas nueva... Besos, querida amiga,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La señora ha hecho el ridículo aunque no lo crea.

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo, pero Maria Luisa, el señor obispo es del XVI, como bien dices, mismo siglo que Fray Luis de León: "La perfecta casada - Cap III, parrafo 2: "“Que es decir que ha de estudiar la mujer, no en empeñar a su marido y meterle en enojos y cuidados, sino en librarle dellos y en serie perpetua causa de alegría y descanso".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fray Luis no atenúa lo que pensaba la Iglesia de la mujer. De tu cita se desprende que ella debe velar por el marido. ¿Qué le tocaba hacer a él? Creo que lo que dice el obispo.

      Eliminar
  7. No sé ya si reír... o llorar abiertamente... Esto que está pasando no va a parar nunca? .. Y lo peor es que se nos trata de "gilis" a nosotr@s ...
    Te dejo un fuerte abrazo que éste si es de corazón ( y con ese .. en plural .. abrazos )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que esta educación católica se da en la Enseñanza pública.

      Eliminar
  8. No sabía yo que la periodista se identificara con la politica Ana Mato, en su Articulo "Por Gilipollas".Me parece que una periodista debe ser más recatada men sus expresiones. Lo del Obispo del siglo XVI, no viene a cuento en la época actual, aunque fue tildado, en su dia, de embaucador y mentiroso.Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la señora es así y lo proclama… Lo que dice el obispo sigue estando en vigor para la Iglesia.

      Eliminar
  9. Esta bien que se quiera poner distancia con la gente con la que no estás de acuerdo, pero al menos, las citas y sentencias que usen, deben ser inteligentes...

    Estupendo e interesante tu escrito, María Luisa, da gusto pasar por aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás la finalidad de la periodista era hacer un guiño a sus iguales. ¡Madre mía!

      Eliminar