lunes, 17 de diciembre de 2012

CRÍTICO DE HAIKUS

DE “ESCARAMUZAS”

María Luisa Arnaiz

  Johnny Palacios Hidalgo

   Por más que lo pienso, no hallo mejor oficio que el de crítico de haikus, puesto que tuvo un poeta “zen” japonés llamado Senroy. Evaluaba cuantos poemas se le sometían y los que juzgaba mejores se publicaban. Se calcula que hizo la crítica de dos millones y medio de piezas. También, cómo no, los escribió con mucho acierto. Murió en 1790 a la venerable edad de setenta y tres años. ¡Qué destino admirable! A este maestro le heredó y sustituyó en el sutil oficio su hijo mayor y, muerto este, otro hijo. De este tercer Senroy es esta composición difícilmente mejorable por sus antecesores, hermano y padre respectivamente:

Como gota de rocío
sobre una hoja de loto,
desaparezco.

Antonio Martínez Sarrión

17 comentarios:

  1. Espléndido. Creo que Basho lo envidiaría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. passando para desejar um Feliz Yule ou Natal para vc e seus seguidores
    que no ano de 2013 vc possa me visitar mais vzs.

    http://3fasesdalua.blogspot.com/

    bjs

    Selma

    ResponderEliminar
  3. Desaparecer con gracia y ligereza abrazada en tan verde morada.
    Belleza concentrada.

    ResponderEliminar
  4. Un Haiku precioso, a mi me parecen muy difíciles. Hoy le has hecho un homenaje a un critico, posiblemente seas la única, ningún critico de ninguna arte tiene una estatua en ninguna ciudad. Que yo sepa.
    Abrazos de una saltimbanqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo son y en español carecen de sonoridad aunque sean bellos.
      Besos.

      Eliminar
  5. Había olvidado los haikus que tanto le gustan a mi querida otra mitad. Siempre espléndidos y tan revitalizantes como asombrosos, tanto como la naturaleza misma, Maria Luisa. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parecen muy delicados pero no capto lo “oriental”.
      Besos.

      Eliminar
  6. Dank je wel dat je het wilde delen erg mooi lieve groetjes Daniëlle

    ResponderEliminar
  7. Ay, si se pudiera desaparecer como el rocío... Pero imagino que habría que vivir también como el rocío. Y quizá de eso quisiera advertir su autor. Una conjetura.

    ResponderEliminar
  8. ¡Genial conjetura! Los poetas intuis la quintaesencia de las cosas.
    Besos-

    ResponderEliminar
  9. Y así desaparecemos, y así somos muy pequeñitos, evaporables... ¿no?
    Abrazo.

    ResponderEliminar