martes, 13 de noviembre de 2012

¿PITUFOS INOCENTES?

LOS Schtroumpfs

María Luisa Arnaiz

Arsen Kurbanov

   La gente no quiere creer que sólo me entregué a un ejercicio intelectual escolar que no denuncia ni delata” dijo Peyo, el creador de “Les Schtroumpfs”, “Los Pitufos”, historieta que nació como un spin-off de otra tira suya, “Johan y Pirluit”, en 1958. El nombre español se debe a Miguel Agustí que lo ideó gracias al personaje del folklore catalán “Patufet”. El cómic ha sido examinado por Antoine Buéno, en cuyo libro “El pequeño libro azul: Análisis crítico y político de la sociedad de Los Pitufos”, publicado en 2011, se planteó la tesis de si los seres azules eran comunistas y tenían inclinaciones antisemitas y racistas. Pues bien, aunque creyéramos en la inocencia de Peyo, hay señales en sus historietas que minimamente etiquetaríamos de inquietantes. Sirvan de muestras las siguientes: los pitufos viven en una sociedad igualitaria y obedecen ciegamente a Papá Pitufo, (¿Stalin?); odian a Pitufo Filósofo, que es crítico y contestatario, (¿León Trotsky?); tienen por archienemigo a Gargamel, estereotipo del judío por su aspecto, dueño de Azrael (gato con nombre del ángel de la muerte) y creador de una caricatura de mujer para sembrar la discordia entre los azulados, etc. La ensalada de signos estalinistas, fascistas y nazis con olor a racismo y misoginia no puede ser inocente. Compruébenlo.

24 comentarios:

  1. Genial, me ha sorprendido, es muy interesante. Buenas comparaciones. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que alguien me abre los ojos en lo aparentemente anodino me pregunto ¿cómo no me fijé?
      Besos.

      Eliminar
  2. Vaya, y que solo haya una Pitufina entre tanto macho...igual tampoco es tan inocente. La verdad, los vi muchas veces con mis hijos pero nunca me hice esos planteamientos. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque mis hijos no eran forofos de la serie, tampoco caí en la cuenta de los mensajes.
      Besos.

      Eliminar
  3. Hay que estar siempre en guardia... La verdad es que no recuerdo nada de aquellas historietas, pero caramba... Besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener que examinar todo lo que ven los pequeños para enterarnos después de que nos metieron un gol...
      Besos.

      Eliminar
  4. Mon fils aîné adorait lorsqu'il était petit les Schtroumpfs...

    Gros bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je ne savais pas que Les Schtroumpfs cahaient de messages totalitaires et racistes.
      Bisous.

      Eliminar
  5. Me has arrancado una buen carcajada, y es que la ideología pitufil está ahí. muy bien expuesta.
    Un beso, querida Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiré indagando en otras series ahora que sé decir "tales".
      Besos.

      Eliminar
  6. Gracias por tu aclaración, desde luego no había caido, ni en el significado del nombre del gato. Y además son azules. ¿?. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre vigilando a los pequeños y luego se nos cuela la ideología por la caja tonta.
      Besos.

      Eliminar
  7. ¡Pardiez! Jamás lo hubiera sospechado. Aunque tal como lo planteas en tu post, adquiere visos de verosimilitud.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún hay más: dicen que “SMURF”, ‘pitufo’ en inglés, es acrónimo de “Socialist Men Under Red Father”, o sea, Hombres socialistas bajo un padre rojo.
      Besos.

      Eliminar
  8. Muy interesante y me has hecho recordar “habladurias” que circulan: Epi y Blas, son pareja de hecho, y el
    Teletubbi morado era gay, el oso Yogui y Bubu relación de incesto y suma y sigue.
    Los dibujos infantiles tienen o les buscamos una doble intención, pero los cuentos clásicos tienen mucha mas enjundia es para un artículo completo.
    Salto y brinco inocentemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuentos clásicos tienen más “enjundia” como dices, sobre todo si se conocen las auténticas versiones, no las edulcoradas que han circulado entre nosotros. Un ejemplo: “Cenicienta”
      Besos.

      Eliminar
  9. Pues a mí me encantaban los pitufos, ¿será por eso que soy de izquierdas? Vanidoso y gruñón eran mis favoritos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que tienes más de una razón para serlo y seguro que de pequeño también protestabas.
      Besos.

      Eliminar
  10. Nunca me había planteado algo así .. Mis hijos han visto los pitufos y les han encantado.. y nunca pensé que pudieran contener ese subliminal mensaje ...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los mensajes no son subliminales, pues a la vista está la cantidad de hoces y martillos que la recorren. ¿Qué te parece esta nube: “¡Adelante camaradas! Pitufemos una revolución proletaria”.
      Besos.

      Eliminar
  11. Mª Luisa,

    Me encantó. Desde luego tienes una imaginación y una claridad conceptual para relacionar temáticas dispares que me ha dejado alucinada. Además, de un excelente ritmo narrativo.

    Vaya con Peyo, con lo inocente que parecía. Jajajajaaa…

    Un placer leerte, la entrada es buenísima, Ann@

    ResponderEliminar
  12. Pues yo disfruté de ellos y no creo que me condicionaran en mis futuros planteamientos.
    Me parece curiosa tu entrada, pero no creo que sea como dices.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece lógico que te divirtieras; también mis hijos, pero, al igual que yo he oído hasta la saciedad: “Es gitano”, no sé qué tal queda esto: “No hace falta que os diga que pitufáis un gran peligro. ¡Los negros son contagiosos!”
      Besos.

      Eliminar