domingo, 14 de octubre de 2012

PICARDÍA ERÓTICA

SICALIPSIS

María Luisa Arnaiz

  Valeriy Belenikin

   En el Teatro Novedades de Madrid un 18 de diciembre de 1905 se produjo un altercado entre el público y La Fornarina. Los implicados terminaron en la delegación gubernamental y así se registraron los hechos: Que…al término de la actuación de la señorita Vello, en calidad de cupletista, el señor D. Francisco Belmonte, en calidad de admirador, se levanta de su butaca de patio, se dirige al escenario y le ofrece a la gentil artista un presente en forma de melón, con tarjeta y todo. Que (ella)…se siente ofendida…al recibir semejante cucurbitácea...Que…reacciona airadamente y amaga con tirarle el melón a la cabeza al pretendido admirador…Que pasa del amago al cumplimiento y le estampa en la cabeza el mencionado melón a su donante…Que…los cuerpos de seguridad…sacan porras y silbatos y ejecutan la detención del mencionado individuo,…del melón como cuerpo del delito y de la señorita Vello…Que, saliendo del teatro, se organizó en el exterior una espontánea manifestación formada por los partidarios de una y otra parte…”. 

 Valeriy Belenikin

   La relación entre estos espectáculos sicalípticos (palabra derivada de sicomoro, σκον, higo, y λειψις, frotamiento, con el significado de malicia sexual, picardía erótica) y el putaísmo se deduce de inmediato y se comprenden los asaltos de un público reprimido, incitado, valga el ejemplo, por el “Vals de la regadera”, que marcó un hito en 1907: Tengo un jardín en mi casa / que es la mar de rebonito / pero no hay quien me lo riegue / y lo tengo muy sequito. / No encuentro ni un jardinero / y es el caso extraordinario. / Entre tanto caballero / ¿no hay ninguno voluntario? El género desapareció hacia 1915 y en su lugar triunfó el “cuplé”, sagazmente planificado para restaurar la moral del pueblo y domesticarlo en sus pulsiones; reconvertido en “canción española” bajo el franquismo, continuó con el entontecimiento y la represión sexual de los españoles. 

12 comentarios:

  1. Buenisimo...
    Me ha encantado
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese buen rato que has pasado leyendo me lo debes, coleguita.
      Besos.

      Eliminar
  2. ¡La que se armó por el melón...! Así, al pronto, no se me ocurre en qué sentido pudo ofender a la señorita Vello y es que no vemos ni el rostro del admirador, ni su actitud ni el propio melón. En cuantoa a esas canciones más pícaras, no han dejado de perdurar en las canciones populares. Aquí te dejo una: "La Loles tenía un conejo pequeñito y juguetón/ que a los 18 años a su novio le enseñó/ el novio que era hortelano y en su campo criaba coles/ guardaba los tronchos gordos pa' el conejo de la Loles". Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, con el juego que ha dado la Loles. De pronto he pensado si no sería pariente de aquella Dolores de Calatayud.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me he reido con su post. La censura franquista tuvo que hacer trabajo extra para que lo le colasen canciones "picantes.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como cantar "apoyá en el quicio de mi casa un día" en lugar de "en el quicio de la mancebía". La Piqué cantaba la letra y luego pagaba la multa.
      Besos.

      Eliminar
  4. desde luego se te han quedado los bajos estupendos. Este Antonio es muy mañosico! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, él se buscó a un amigo que lo introdujera en los bajos fondos; y en segundo, hizo tantos méritos, que mira lo que puedo presumir.
      Un abrazote y un besote.

      Eliminar
  5. Realmente acogedora tu casa y esta mañana comencé el día riendo con tus entradas que me dio tiempo a ver, así que me quedo con tu permiso.

    ResponderEliminar
  6. Un buen comienzo para mí y si sonreiste, mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. il tuo blog è stupendo. Grande abbraccio.

    ResponderEliminar