viernes, 28 de febrero de 2014

FETICHISMO Y MASOQUISMO EN CERVANTES

DERIVACIONES CERVANTINAS

María Luisa Arnaiz

Jacqueline Bischak

   En el “Quijote” se lee: “detrás de un peñasco vieron sentado al pie de un fresno a un mozo… que se lavaba los pies… que no parecían sino dos pedazos de blanco cristal… Suspendioles… (su) belleza… Cardenio dijo al cura…«Esta… no es persona humana, sino divina». El mozo se quitó la montera… Los luengos y rubios cabellos… la escondieron debajo de ellos, que si no eran sus pies, ninguna otra cosa de sus cuerpo se parecía (veía)”. Era Dorotea. En “Pedro de Urdemalas” el protagonista dice a Pascual, que no se atreve a declararse: “Esta noche de San Juan / …Benita, el cabello al viento, / y el pie en una bacía / llena de agua... / ha de esperar hasta el día / señal de su casamiento; / sé el primero en nombrarte” (Cervantes usa aquí el folclore: la mujer espera en la calle con el pelo suelto y el pie izquierdo en el agua para encontrar marido). En “Los trabajos de Persiles y Segismunda” don Manuel acude al convento, donde aguarda su prometida, y la ve con “los cabellos sueltos por las espaldas, tan rubios… y tan luengos que casi besaban la tierra”, se postra para “adorarla” y Leonora dice que está casada con Dios; entonces “la priora y otras monjas comenzaron a desnudarla y a cortarle la preciosa madeja de sus cabellos”.

Jacqueline Bischak

   Resulta llamativa la importancia de los pies y el pelo en Cervantes (hay más ejemplos de este fetichismo) y chocante el que la mayoría de sus personajes masculinos, amantes o no, sienta un raro placer por el desprecio y el maltrato que le inflige una mujer dominadora y más inteligente que ellos, ante la que se muestran sumisos. Incluso se puede hablar de una relación casi sádica en los casos de Lotario, Anselmo, Crisóstomo, Cardenio, Ortel Banedre, Carrizales, Erastro, Elicio, Roldán, Reinaldos, etc. Por otra parte, también don Quijote y Sancho son juguetes en manos de las mujeres; ambos son tímidos y, si el caballero asexuado piensa cuando la dueña doña Rodríguez sale de su aposento “¿Quién sabe si el diablo… querrá engañarme agora… quién sabe si en esta soledad… despertará mis deseos que duermen y harán que al cabo de mis años venga a caer donde nunca he tropezado?”, el criado dice no haber ido “a buscar pan de trastrigo por las casas ajenas” y guarda para su mujer sus “castos deseos”. Del repaso se deduce que tanto la transposición sexual de las dos zonas de deseo citadas, como el turbador masoquismo con que Cervantes inviste a sus personajes, podrían derivar de su experiencia (tópicos aparte). 

Jacqueline Bischak

¡VACACIONES!

11 comentarios:

  1. No sé dónde he leído que el fetichismo del pie es el más refinado. Menos el de los pechos y bastante menos el de las nalgas. En abrigos prehistóricos se han encontrado dibujos ajedrezados sobre los que se ha dibujado un pie.Saludos. Y gracias por sus artículos.

    ResponderEliminar
  2. Disfruta de tus vacaciones, ¡hasta la vuelta!.

    ResponderEliminar
  3. Mientras leemos tu entrada, tu disfruta de tus vacaciones.

    ResponderEliminar
  4. Hola,Marisa!
    Que lo pases de lujo,por aquí estaremos esperándote.Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  5. Disfruta, si puedes más que yo de este post tan bueno!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante, Mª Luisa.
    Disfruta de tus vacaciones.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. Parón y a reponer fuerzas,siempre va bien desconectar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Que las disfrutes, otras no podemos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Que os lo paseis muy bien allá donde quiera que esteis!

    ResponderEliminar