lunes, 16 de diciembre de 2013

LLAMA QUE TODO LO QUEMA

LAYLA Y MAJNUN

María Luisa Arnaiz

Elisabeth Jerichau-Baumann

   En el siglo XIII Abenarabi, usando términos de la poesía erótica, describió el deseo amoroso como “el amor excesivo (que) invade por entero al hombre y acaba por obcecarlo hasta el punto de que no ve ya cosa alguna que no sea su amado”. Pues bien, el poema “Layla y Majnun”, que Nezami reelaboró en 1192 y en el que se ha querido ver un antecedente de “Romeo y Julieta”, es la historia de un deseo frustrado que reproduce el ansia de lograr la unión mística con Dios. La obra, conocida popularmente como “El jardín de rosas del alma”, se basa en un hecho real ocurrido en Arabia en el siglo VII y sigue presente en el mundo musulmán ante la duda entre dejar que la familia arregle los matrimonios o aceptar la liberación sexual.

Elisabeth Jerichau-Baumann

   La historia cuenta que un matrimonio ya mayor pidió a Alá que le concediera un heredero. Al nacer Qais, su agradecido padre mandó construir una escuela donde el muchacho se enamoró de Layla; tan extraordinario fue su embeleso, que la joven dejó de asistir a las aulas y él, obsesionado, se instaló en un monte con la esperanza de verla pasar: su ausencia lo enloqueció y lo apodaron Majnun. Por ayudarle, tres amigos lo introdujeron en casa de su amada y los enamorados permanecieron arrobados hasta que él se marchó; a continuación su padre pidió la mano de Layla y le fue negada por no entregarla a un demente: el joven dejó su casa y vagó desnudo por el desierto componiendo versos el resto de sus días. Mientras tanto Layla fue casada con un mercader y, cuando Qais lo supo, le dedicó un poema al que ella contestó: “Oh, Qais, tu amor se ha convertido en llama que todo lo quema. El mío ha sido siempre el silencio”. Layla murió virgen y, llegada su hora, Qais se dirigió a morir a su tumba. Desde entonces es lugar de peregrinación.

Elisabeth Jerichau-Baumann

* Layla significa “noche” y Majnun, “loco”. 

11 comentarios:

  1. Que bonitas son estas leyendas, hoy sería impensable. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Preciosa tu manera de compartirlo y esas imágenes!!! Feliz de verte otra vez.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. es preciosa esta leyenda, con maneras de sentir de otra, otrísima época. te dejo la dire de mi blog por si quieres devolverme la visita, es http://alejandrovargassanchez.blogspot.com creo que los poemas te encantarían. un saludo.

    ResponderEliminar
  4. MARAVILHOSO POST !!! IMAGENS PRECIOSAS !!! LINDAS MARIA LUÍZA !!! PARABÉNS Pedro Pugliese

    ResponderEliminar
  5. Bonita leyenda, con su final triste y todo.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  6. Hola, bonita historia. Bellas pinturas... Gusta leer estas cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una historia profundamente conmovedora. Y no deja de recordarnos que amar fuera de los cauces socialmente establecidos reporta siempre infelicidad, desdicha y muerte.
    Espero que estas próximas fiestas te encuentren llena de felicidad y que el próximo año te ofrezca dones abundantes. Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la historia, la leyenda es realmente conmovedora. Bella, si sabemos aceptarla, entenderla... Palabras engarzadas que buscan contar por el puro placer de contar. Y si además hacen vibrar, conmover, ¡miel sobre hojuelas!...

      Me llama la atención Isabel tu comentario sobre "no" amar fuera de los cauces socialmente establecidos... Con el debido respeto y aprecio, ¡Sólo faltaría que la vida tuviese que desarrollarse, simplemente, por semejantes cauces!

      uUn abrazo.

      Eliminar