jueves, 18 de julio de 2013

BOFETADA

MIGUEL HERNÁNDEZ POR LOS SUELOS

María Luisa Arnaiz

Oleg Babkin (fotografía)

   Cuenta María Teresa León sobre Miguel Hernández en “Memorias de la Melancolía” que el oriolano “iba a desaparecer también como había desaparecido Federico. Sentí mucha pena. Pocos días antes yo había discutido violentamente con él: “No tienes ningún derecho a hablar así de una mujer y extender ese juicio a todas las mujeres de la Alianza. Eso no es de hombres”. A la contestación suya, yo le pegué una bofetada”. El incidente tuvo lugar en el transcurso de una fiesta durante el II Congreso de Intelectuales para la Defensa de la Cultura. No bien pisó Miguel el local, le dijo a Rafael Alberti: “Aquí hay mucha puta y mucho hijo de puta”. El gaditano le replicó que si se atrevería a repetir lo que había dicho en voz alta. Entonces Miguel Hernández fue a una pizarra y lo escribió; al punto María Teresa, organizadora de la fiesta, le dio la bofetada mencionada y dicen que el poeta se fue al suelo.

19 comentarios:

  1. Es que el que quiere decir algo aunque le corten la lengua se comunica.

    ResponderEliminar
  2. Lo que no contaron ni Alberti ni la León fue que Miguel Hernández llegaba directamente del frente de combate, lo que es decir que llegaba de pasar hambre y penurias, y de ver morir a muchos que intentaban detener el avance fascista. Parece claro que le fastidió ver tan ricamente a los señoritos de la Alianza, toda aquella gauche caviar.
    Por lo demás, tanto Alberti como María Teresa callaron siempre mucho, porque mucho tenían que callar. Por ejemplo, sobre el asesinato de Andreu Nin a manos de los estalinistas, ocurrido en el chalet que tenía su buen amigo, el general comunista Hidalgo de Cisneros, en Alcalá de Henares. Posteriormente, Hidalgo de Cisneros facilitaría a Alberti y a la León su huida de España, en avión. Miguel Hernández no encontró ayuda cuando intentó escapar a través de Portugal. Fue devuelto a España. Lo demás resulta más que conocido.
    Un saludo,
    JL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien José Luis. Admiro la poesía y la vida de Miguel Hernandez. Mientras que de Alberti, aunque buen poeta, era un payason como persona.

      Eliminar
    2. La “justificación” de venir del frente no deja de ser una mala excusa.

      Eliminar
  3. No conocía esta anécdota.
    Y me han gustado los comentarios anteriores.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De luces y sombras están llenas las biografías.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Como tantas cosas personales que ignoramos sobre quienes admiramos.

      Eliminar
  5. Haría muy buena poesía, pero si es verdad lo que cuenta Mª Teresa León, que lo será,era un imbécil, los genios eso es lo que tienen, que se creen dioses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco a mí me parece que esté justificada esa aseveración.

      Eliminar
  6. es importante hablar y no callarse las cosas, un beso

    ResponderEliminar
  7. Una oportuna bofetada aún y sin saber si lo que escribió el poeta era cierto, María Luisa. Estas citas son adictivas, amiga-e. MB. Feliz noche.

    ResponderEliminar
  8. Desconocía esta anécdota. Sí es llamativo que la propia María Teresa León exprese su pena al intuir la muerte del poeta y cuente esa pelea anterior. Ante la muerte, seguramente valoramos el comportamiento de los demás (el acertado y el erróneo) desde una perspectiva diferente a la cotidiana. Esto me hace pensar que la bofetada estaba merecida pero que María Teresa pudo comprender de algún modo la exasperación del poeta o, sencillamente, darse cuenta de que por grandes que sean los errores, nadie merece la muerte (en este caso por dejadez intencionada de los carceleros). Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Conocía la anécdota, Andrés Trapiello la cuenta en su ensayo Las armas y las letras. Es probable que al poeta de Orihuela le fallaran las formas, pero se entiende que le sentara a “cuerno quemao” que Alberti y María Teresa León se pegaran la vida padre en el palacio de los Heredia Espínola, mientras él y otros se partían la cara en el frente. A Miguel Hernández le molestó ver que allí corría el vino y el pan a manteles mientras en las trincheras los milicianos se quitaban el hambre a guantazos. Según Trapiello, Alberti y Miguel Hernández se encontraron al final de la guerra (llevaban sin hablarse desde aquello) y Alberti le pidió a su manera disculpas al poeta con un “Ya sabes, Miguel, como son las mujeres”, y le ofreció un hueco en un avión para escapar de los fascistas. Miguel Hernández rechazó su ayuda diciéndole que se volvía a su pueblo. En mi opinión, y admitiendo que en determinadas circunstancias es muy difícil estar a la altura, Miguel Hernández fue de los pocos poetas y escritores del bando republicano que estuvo a la altura de las circunstancias durante la guerra civil. Un saludo María Luisa.

      Eliminar
  10. Creo que a Miguel le pudo la espontaneidad de la lengua, cadena que atenaza extremadamente.

    ResponderEliminar