domingo, 23 de junio de 2013

INCÓGNITA

LA BOÑIGA

María Luisa Arnaiz

Andrzej Dragan (fotografía)

   Una historia de origen polaco ilustra admirablemente cierta estructura del espíritu. Habla de un polaco y un judío que juntos se dirigen a pie a un mercado. Ven un montón de excrementos y el judío le dice al campesino polaco:
   - Te doy diez zlotys si te comes esa boñiga.
   El campesino se queda pensativo. Imagina todo lo que podría hacer con diez zlotys mientras se pregunta por las intenciones ocultas del judío, que tiene fama de pícaro. Al fin acepta y, mal que bien, se traga la boñiga. El judío le da los diez zlotys prometidos y los dos hombres siguen caminando.
   Sin embargo, el judío reflexiona y se dice que solo ha conseguido perder diez zlotys y que el polaco no parece haber sufrido mucho al engullir la boñiga.
   Al descubrir un segundo montón de excrementos, el judío se para y le dice al polaco:
   - Si me como esa boñiga, ¿me devuelves los diez zlotys?
   - Bueno, de acuerdo -dice el campesino tras pensarlo brevemente.
   El judío se pone manos a la obra y a duras penas, gruñendo y ahogándose, se traga la boñiga.
   Vuelven a ponerse en camino los dos. Una media hora más tarde el polaco le pregunta al judío:
   -  Puesto que eres tan inteligente, ¿puedes decirme por qué nos hemos comido toda esa mierda?
   No conocemos la respuesta del judío.

 Jean Claude Carrière

16 comentarios:

  1. Es la misma que se tragan los pueblos......
    Dicen que nos tienen como a los champignones "en la oscuridad y alimentados con "exrementos" ...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque racista, el relato se puede aplicar a lo que nos pasa.

      Eliminar
  2. Porque nos encanta ser unos come... si no se acaban los pretextos para no hacer las cosas que debemos y que nos roba la queja!
    Besos de domingo a medio día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego me parece insufrible la degradación.

      Eliminar
  3. uuuys La avaricia de uno y del otro ..al final ..los dos caen por el mismo precipicio!!!1..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Seríamos consecuentes de vernos como los protagonistas?

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Eso me parece envidia pero a fin de cuentas otro pecado capital.

      Eliminar
  5. Lo malo es la cantidad de excrementos de todo tipo que nos hacen tragar sin siquiera pagar por ello. En todo caso, somos nosotros encima los que pagamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ¿cuántas toneladas nos tendrán reservadas para vivir ellos como sátrapas?

      Eliminar
  6. El mas inteligente puede ser a la vez el mas tonto, es la contradicción del hombre
    si el judío fuera un sabio, no se hubiera producido esta historieta.
    Saludos cordiales Maria Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los papeles podrían ser intercambiables. Bienvenido.

      Eliminar
  7. Y lo que nos queda por tragar...

    ResponderEliminar
  8. Genial, María Luisa. Me recuerda tantas y tantas cosas.

    ResponderEliminar