lunes, 24 de junio de 2013

ABRAZO AMOROSO

SIGUIENDO EL CANTAR

María Luisa Arnaiz

Douglas Hofmann

   “… me pareció que la muchacha era como la virgen negra pero bella de que habla el Cantar… su cabellera me pareció como un rebaño de cabras, y sus dientes como rebaño de ovejas que suben del lavadero… Y empecé a musitar: «… ¡Qué hermosa eres!... como cinta de púrpura son tus labios, tu mejilla es como raja de granada, tu cuello es como torre de David»… mi cabeza latía… la deseaba y tenía miedo de tocarla, ella sonrió de gozo… soltó los lazos que cerraban su vestido a la altura del pecho… sus senos me parecieron como dos cervatillos, dos gacelas gemelas pastando entre los lirios, su ombligo una copa redonda siempre colmada de vino embriagador, su vientre una gavilla de trigo en medio de flores silvestres… y sin quererlo me encontré contra su cuerpo… grité: «O, langueo!» (¡Oh, desfallezco!)” relata Adso en “El nombre de la rosa” de su abrazo amoroso con la chica a quien dijo las únicas palabras de amor que conocía, las del Cantar de los cantares”.

Douglas Hofmann

Eres bella, amor mío,
tus ojos son palomas que emergen de tu velo;
tu melena, un rebaño de cabras jubilosas
que desciende saltando del monte Galaad;
tus dientes, un hatillo de ovejas esquiladas
saliendo  de su baño en las aguas del río,
todas con crías mellizas y ninguna estéril;
tus labios, una cinta escarlata
y tu hablar, música y hechizo;
tras el velo, dos granadas rojas y cortadas,
tus mejllas…

Carlos Morales

18 comentarios:

  1. Mi suegro decía...
    Que bonitas y que bellas..
    quien, las mujeres?
    no, las botellas
    y yo añado..
    Que haríamos sin ellas
    Salud

    ResponderEliminar
  2. “El nombre de la rosa”, uno solo de todos los libros que he tenido en mis manos que no he podido terminar, tampoco terminé de ver la película. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he acabado muchos y otros los he espigado.

      Eliminar
  3. En "El nombre de la rosa" es una maravilla cómo nos lleva Umberto Eco en éste pasaje de casi 14 páginas... Y Carlos Morales...pues algo parecido. Y es que el Cantar de los Cantares inspira muchísimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo releo, no me desagrada pero Morales estuvo extraordinario en su versión del Cantar.

      Eliminar
  4. Très jolie publication...
    gros bisous

    ResponderEliminar
  5. Quizás el Cantar de los cantares sea el libro más interesante de la Biblia.

    ResponderEliminar
  6. Está página, la tuya, María Luisa, es un remanso de paz para las almas encendidas. Un feliz tropiezo para todo aquel que aquí lo haga.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo bello, como el texto del Cantar, nos remansaremos.

      Eliminar
  7. Admiro mucho tu enorme capacidad de compartirnos cosas tan interesantes y bellas. Sin duda, has creado un sitio fascinante, con ese ingenio especial que tienes, para internarnos en tu conocimiento, de manera tan amable!
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué mejor cosa que entretenerse en lo que agrada?

      Eliminar
  8. Un honor para mí descubrir que eres seguidora de mi blog -que no es más que una válvula de escape_, Creo que yo soy muy afortunada de descubrir el tuyo , así de entrada ya me he quedado "prendada" de sentimiento y arte .Gracias

    ResponderEliminar
  9. En la variedad está el gusto dicen y yo siempre ando de un lado para otro. ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar
  10. Un placer es siempre visitarte, ¡me ha encantado!
    Un abrazo y gracias amiga...

    ResponderEliminar
  11. Lo mismo te digo cuando "oigo" tus propuestas.

    ResponderEliminar