lunes, 13 de mayo de 2013

HERMAFRODITISMO

LA MONJA DE GRANADA

María Luisa Arnaiz

Dimitar Voinov, Jr.

   En el capítulo veintiocho de la primera parte del “Quijote” aparece un caso de travestismo: “detrás de un peñasco vieron sentado al pie de un fresno a un mozo vestido como labrador… se quitó la montera, y sacudiendo la cabeza a una y otra parte se comenzaron a descoger y desparcir unos cabellos que pudieran los del sol tenerles envidia. Con esto conocieron que el que parecía labrador era mujer, y delicada”. Era Dorotea, una de las dos únicas mujeres que Cervantes califica de “bellísima” (la otra es Zoraida), por tanto no se trataba de un hermafrodita como lo fue la monja capuchina de Granada que cambió de sexo en 1791. Natural de Zújar, Fernanda Fernández se asombró ante “la extrema novedad de ir la naturaleza desplegando o echando fuera el miembro virginal” tras quince años en el convento. Sus confesores la tomaron por perturbada cuando les habló de no sabía bien qué y le prohibieron los sacramentos pero, advertido el Arzobispado, se autorizó, para que la reconociera, a “una comadre con la sola asistencia de la Abadesa”. Dictaminó: ¡hombre! Fue expulsada de la comunidad y regresó a su casa como Fernando. 

24 comentarios:

  1. En aquellos años había tanto desconocimiento como en estos. Que despacio avanzamos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y cuánta humillación le esperaría a la/el pobre?

      Eliminar
  2. De acuerdo con Ester. Aunque rectifico y digo que en estos tiempos hay tanto desconocimiento como en aquellos.
    Y vuelvo a rectificar.En estos no es desconocimiento, es falta de humanidad y amor a los demás.Falta de comprensión y sobra de prejuicios. Insolidaridad.
    Estoy pensando en Francia.
    Deplorable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, los prejuicios! Son propios de la represión.

      Eliminar
  3. Lo que disfruto co tu floresta...
    A mí me encantaría ser hermafrodita. Debe ser muy práctico, pienso así en frío, aunque a saber...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Entonces pudo ser desconocimiento, ahora solo es intolerancia, incluso miedo y rechazo a lo diferente.
    Como anecdota: Un xico conocido mio contaba a su madre que era homosexual y ella respondía "calla hijo, no digas nada que igual se pasa" Y este chico comentaba a las amigas "Pero se pensará mi madre que esto es un resfriado"
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ser hermafrodita, al margen de la realidad médica y dependería del potencial hormonal en cada caso. En determinados círculos suele entenderse como una actitud emocional o mental o ambas ante la vida. Bs.

    ResponderEliminar
  6. Interesante el capítulo 28 de la primera parte del Quijote, aunque hemos avanzado mucho aún queda manchas negras, para mi tiene el respeto quién sea, independientemente de su orientación sexual, lo que importa son los sentimientos,,, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Siempre he dicho que las simplificaciones son peligrosas, y en lo tocante a la humana condición, ni digo. Sin embargo nos empeñamos en encasillar todo en una dualidad tan simple que, por simple, es incompleta y conduce a la mentira; y lo que es peor, a la injusticia y al dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuántas maneras de reprimir la “humana condición”!

      Eliminar
  8. Escenas que enriquecen nuestra capacidad de entendimiento, María Luisa. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros, seguro; a los energúmenos, ni hablar.

      Eliminar
  9. Esperemos que esa intransigencia se vaya diluyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. Hay tantos que hablan con boca pequeña…

      Eliminar
  10. ¡Como han cambiado los tiempos ¿Verdad?
    Te mando un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque las rarezas de la natura mira que hacen estragos.

      Eliminar
  11. "...y regresó a su casa como Fernando".Porque tuvo la suerte de vivir a finales del XVIII y principio del XIX que si llegan a descubrirla en el terrible siglo XVI no se libra de la hoguera.
    Y luego está el detalle de los confesores,en vez de callarse como mandaba el secreto de confesión se fueron con el cuento al Arzobispo...es la iglesia,genio y figura.

    Interesante relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente habría ocurrido lo que dices. Lo otro, ¡ya!

      Eliminar
  12. Nada es lo que parece.
    ¿Os imagináis que eso pasara en la jurisdicción de Rouco Varela?

    ResponderEliminar