domingo, 12 de mayo de 2013

ESCOLARIDAD Y NATALIDAD

DEL PODER MIMÉTICO

María Luisa Arnaiz

Margarita Sikorskaia

   El Gobierno no aprobó el viernes pasado la ley Wert de Educación por no hacerlo en solitario y se da un leve respiro para buscar apoyos y negociar; entre tanto imagino a concienzudos exégetas católicos abriéndose paso en la futura ley Gallardón para restringir los supuestos actuales sobre el aborto. Por si acaso a Wert no se le ha ocurrido bucear en cristianísimos precedentes franquistas con objeto de prestigiar su carrera, le copio este fin: “b) Formar la voluntad, la conciencia y el carácter del niño en orden al cumplimiento del deber y a su destino eterno” y este deber familiar: “5º Notificar a la Junta Municipal las anomalías de orden moral o profesional que fundadamente adviertan en los educadores de sus hijos…”, escritos en las Cartillas de Escolaridad; asimismo transcribo a Gallardón un pasaje de la declaración sobre los Premios a la Natalidad: “No bastaba al propósito del legislador haber creado el medio eficiente para que el trabajador pudiese atender al sostenimiento de sus cargas familiares...”, más el primer premio establecido por el Decreto de 22 de febrero de 1941: “a) Uno Nacional, de 5.000 pesetas, para el matrimonio español que mayor número de hijos haya tenido”. Sírvanse imitarlos.

18 comentarios:

  1. Si es que nos estamos volviendo unos inmorales...
    Hay que jorobarse on estos señores. Veremos como nos dejan el solar patrio tras su paso.

    ResponderEliminar
  2. Si por lo menos tuvieran la decencia de preguntar a los docentes...

    ResponderEliminar
  3. Me impresiona saber y recordar y hasta creer que yo haya vivido en esa España, María Luisa. Gracias y BN.

    ResponderEliminar
  4. Leyendo sentí un pequeño escalofrío...un viaje a través de tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor será volver a pasar por sus horcas caudinas.

      Eliminar
  5. Pero shiquilla... ¿cómo se te ocurre dar ideas retrogradas, no basta con lo que ellos tienen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que creo que alguno leen enfebrecidos dichos documentos.

      Eliminar
  6. No, si ya lo único que falta es volver a las aulas de cuarenta niños, cantar el cara el sol al entrar en clase y rezar el ángelus a las doce de la mañana. Por no mencionar a las mujeres que tendrán que volver a cruzar nuestra frontera para abortar o caer en manos de algún carnicero desaprensivo, como hace cuarenta años.
    Uf, sólo pensarlo me dan escalofríos.
    Dejo una pregunta en el aíre que creo ya más una exclamación ¡¿Hasta dónde estamos dispuestos a aguantar?!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O “Quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?”

      Eliminar
  7. Camino del pueblo servil, obediente, acrítico y fervoroso con el poder.

    ResponderEliminar
  8. Me cuesta creer que estamos viviendo esta situación, saludos, buen dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí se está convirtiendo ya en una pesadilla.

      Eliminar
  9. Costará siglos levantar lo que estos trogloditas están hundiendo.
    Sí, Mª Luisa. Estoy viviendo una pesadilla a causa de la marcha atras que estamos padeciendo en nuestro país.

    ResponderEliminar
  10. Y ¿cómo entender a quienes creen que la democracia cayó del cielo?

    ResponderEliminar