jueves, 30 de mayo de 2013

FALSAS APOLOGÍAS

FLORES BAJO SOSPECHA

María Luisa Arnaiz

Santa Casilda, Zurbarán

   De niña me regalaron un libro sobre una vida ejemplar y desde entonces he ignorado los libros de terror, sin embargo conozco ciertos detalles de algunos santos. Sobre santa Casilda leo: “En los tiempos antiguos hubo un rey en Toledo llamado Cano… (que) acostumbraba a dirigir sus ejércitos contra los cristianos causando grave daño a la fe verdadera… por disposición divina este enemigo terrible de la fe cristiana tuvo una hija única llamada Casilda para que de un tallo tan malo brotara una flor de blancura admirable…” No sé si hubo tal rey aunque imagino una corrupción del nombre como en “Marinero de Tarpeya” (Mira, Nero, de Tarpeya), así que obvio tanto la apología de la elevada a los altares como el milagro de convertir en flores el socorro que llevaba en la falda para los cautivos. Mi interés se centra en el suntuoso traje de brocado (tela de seda entretejida con oro o plata, de modo que el metal forme en la cara superior flores o dibujos briscados) con que el pintor vistió a la santa, otorgándole una prestancia anacrónica. 

14 comentarios:

  1. Lo que en realidad te apasiona es el Arte y a partir de ahí haces todo lo que haga falta. Pero no de cualquier manera, sino a la altura de la obra por la que tanto te apasionas.
    Es tu manera particular de vivir y disfrutar del Arte.
    Una maravilla.

    ResponderEliminar
  2. Leí cientos de ellos, María Luisa. La vida de los santos era mi especialidad. Los Santos siempre en oro y plata, como los toreros, el cuadro es excepcional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eran tus santos “estofados” (estofar 1 en el DRAE)?

      Eliminar
    2. Estofados o no, Maria Luisa, si me los aprendía bien, me daban buena nota y en ese tiempo, eso era toda una actitud. Mas tarde, de todo ello, solo me quedó ser un gran "historiólogo" de las santidades, como mi querida Maribel, que hace unas habas a la catalana de rechupete y ella no las ha probado nunca.

      Eliminar
    3. Yo no destaqué nada de nada en esa materia.

      Eliminar
  3. Cuando veo este cuadro tambien me acuerdo de aquellas lecturas de vidas de santos. Es una exposición muy interesante.

    ResponderEliminar
  4. Precioso el vestido y de peso. Zurbaran fue un gran diseñador dicen los modistos actuales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¿Y los oropeles de la Iglesia que no son de Zurbarán?

    ResponderEliminar
  6. Tracy, la has quitado todo sentido al comentario que pretendía hacer. ¿No sería Zurbarán un precursor?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¿En cuestión hagiográfica visual? ¡Psss!

    ResponderEliminar