jueves, 4 de abril de 2013

INCONSCIENCIA

VER Y DEJARSE VER

María Luisa Arnaiz 

Fabián Pérez

   Cuando Stéphane Mallarmé supo que el “Baile de máscaras en la Ópera” había sido rechazado para el Salón de 1874, escribió: “Para una Academia (y con ello denomino aquello en que, entre nosotros, se convierte por desgracia cualquier conciliábulo oficial) M. Manet es, desde el punto de vista de la concepción de sus cuadros, un peligro”. Los veinticuatro caballeros con sombrero de copa y vestidos de negro que han participado en la mascarada -entre ellos, el pintor- permanecen “congelados junto a alguna que otra colorida figura. Mas, ¡atención! ¿Qué ocurre en el piso superior? Una enmascarada con botín rojo está a punto de caerse. En “Le Bar des Folies-Bergère” Manet volvió a plasmar unos botines verdes que respondían a una atracción: los de la trapecista que se balancea en el local de moda sobre las cabezas de los clientes, que miran y se dejan ver sin importarles mucho sus picardías y piruetas (Katarina Johns actuó allí en 1881). En ambas escenas el movimiento es captado por el ojo del espectador inconscientemente, de modo que su respuesta suele ser afirmativa ante la pregunta de si ha percibido algún vaivén, alguna agitación, en dichos cuadros.

Le Bar des Folies-Bergère, Manet, 1881-82

 Baile de máscaras en la Ópera, detalle, Manet


Le Bar des Folies-Bergère, detalle, Manet

8 comentarios:

  1. Me has recordado a Emilio Zola en su libro: "La obra" que habla del impresionismo y los impresionistas y de esta exposición de la que hablas.
    Las características de pictóricas Claude Lantier, personaje central de La Obra, están basadas en la pintura de su amigo Manet.
    Me ha hecho mucha ilusión esta entrada.
    Gracias Maria Luisa.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir: las características pictóricas de Claude Lantier.
      Pido disculpas.

      Eliminar
    2. No he leído esa obra de Zola. Parece interesante.

      Eliminar
    3. Obvio cualquier errata; no te preocupes.

      Eliminar
  2. Me gusta mucho Manet y he disfrutado mucho con tu entrada.

    ResponderEliminar
  3. "Manet en el Prado", fue una de las exposiciones que tuvimos la suerte de disfrutar (allá por el 2003), y con ello "robar con la memoria" esas magníficas obras de las que tan bien, expones con alguna pincelada maestra... Y sí, fuimos testigos mi mujer y yo, de vaivenes y agitaciones varias en su contemplación.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al margen de estas obras, Manet agita el corazón.

      Eliminar