jueves, 28 de febrero de 2013

INDIGNADOS

EL PÁJARO AZUL

María Luisa Arnaiz
Mia Bergeron

   Maurice Maeterlinck publicó en 1901 “La vida de las abejas”, obra en la que reflexionó sobre los absurdos esfuerzos del hombre y su empeño en perpetuarse. A este respecto dice que las abejas solo se dejan manipular cuando los apicultores les echan humo porque “creen” que en ese momento se produce un desastre natural. Hoy ya puede el Gobierno seguir con sus vaharadas sulfúricas para no explicar nada, ya puede Cantó entonar la palinodia, ya puede Fernández jactarse de deber “a mucha honra”, ya puede el yerno decir al juez que si demuestra su culpa, devolverá polvorones, que muchos no creemos sino que los arrebatacapas han impuesto un desastre que lleva nuestro sudor en tarteras a paraísos fiscales. En “El pájaro azul” Maeterlinck transmitió que bastaba cambiar la percepción para llegar al bienestar pero lo hizo desde una óptica clasista al servicio de los valores e intereses que necesitan las clases dominantes para que nada cambie. Es lo que nos inoculan a diario. El final del cuento prevé que, tras un instante de felicidad, se vuelve a la mediocridad. ¿Nos resignamos?

22 comentarios:

  1. De resignación, nada de nada. Indignación, protesta, denuncia y lucha.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Densísimas cortinas de humo... Acá sacrificaron a la dama del tablero de ajedrez. Estarán dándonos un paletazo, del que ya nos estamos sobando, por cosas de la imaginación y la memoria.
    Más grande este abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Estaremos a la altura de lo que nos arrebatan?

      Eliminar
  3. Rotundamente NO. Yo, desde luego, no pienso resignarme.

    ResponderEliminar
  4. Vale no nos resignamos ninguno. ¿Y ahora qué?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No deberíamos, no, resignarnos. Pero a juzgar por la realidad, es lo que hacemos, en este país de rebaños.

    Parafraseando a Nazim Hikmet, saludos desde el país que perdió la voz...

    ResponderEliminar
  6. Pero el segundo problema no es que volvamos a la mediocridad, es que retrocedemos un montón de décadas.

    Pero después de desahogarnos con la pancarta, ¿Que hacemos?.

    ResponderEliminar
  7. Magnífica entrada!!! Creo que es difícil cambiar el rumbo que llevan las cosas pero lo que de ninguna manera debemos quedarnos quietos, se van dando pasitos lo que pasa es es que el gobierno es una apisonadora; de todas formas debemos concienciarnos que los ciudadanos PODEMOS, ¿o no se están dando pasos con los desahucios?
    No hay que dejar de luchar.

    ResponderEliminar
  8. Inoculados hasta las cejas, María Luisa, pero yo, como tú, no me resigno. El problema, quizás, es que me sobre edad para saber hacer lo que debiera. De momento, me limitaré e esperar en la puerta de mi casa. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. el gobierno no reacciona debidamente..mucha cortina de humo , muchos lloros ..mucha pena...pero sin hacer que toda la gentuza que ha robado , devuelva nada, sean azules rojos o blancos...

    ResponderEliminar